Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las dos caras del Oviedo de Bolo: de lo negativo a lo positivo

El técnico azul, en la intervención más intensa desde su llegada, aprecia "mucha presión" y se pregunta "por qué no hablamos de las cosas positivas"

Bolo, entrenador del Oviedo LNE

Tras casi dos meses de competición, siete partidos y un mes sin ganar, Bolo decidió elevar el tono antes de recibir mañana al Cartagena (18.30 horas, Movistar). La de ayer no fue una comparecencia tensa; más bien pareció medida, pero sí llamó la atención por la intensidad. Porque el entrenador del Oviedo siente que su equipo –9 puntos de 21 en este inicio de Liga y tres goles a favor por otros tres en contra– está indefenso y que en el entorno azul flotan más los aspectos negativos que los positivos, que según él son varios.

También insistió el bilbaíno en una dirección: la presión por el ascenso es negativa. "Las cosas las tenemos muy claras. Quizá, para mí, el error –en este inicio de Liga– son las piedras que nos metemos en la mochila. Esa presión desde el primer día: que hay que estar arriba, que hay que jugar play-off, que hay que ascender… En la vida hay que vivir el día a día", dijo Bolo, tranquilo pero directo, en su papel más reivindicativo desde que se hizo cargo del equipo azul.

El técnico recalcó una y otra vez que no se habla de las cosas positivas que hace el Oviedo. "Llevamos un mes sin ganar, nos falta gol... Pero de los últimos cuatro partidos solo perdimos uno y mantenemos portería a cero. Yo intento buscar cosas positivas, ¿por qué no hablamos de eso? ¿por qué nos buscamos lo positivo y siempre lo negativo? Esto es muy largo", dijo Bolo, que al final de su comparecencia concretó su análisis. "Qué tenemos que tener autocrítica? Sí, pero vamos a hacerlo desde el lado positivo, no desde el negativo. No sé lo que hay que fuera. Cuando voy a Oviedo a hacer compras lo que percibo por parte de la gente es confianza y ánimo. Veo más ese ambiente, pero… Perdonad que sea tan directo (dirigiéndose a los periodistas), lo veo en los medios de comunicación. No veo escrito, o en radio o televisión, cosas positivas. Intento abstraerme, pero te llegan cosas. Hay aspectos positivos, y muchos. Estamos mejorando todo lo que hay dentro", indicó. La reflexión de Bolo se comparte también en parte de vestuario del Oviedo, donde se recalca la unión del equipo en torno al entrenador. Desde el cuerpo técnico apuntan a lo que se hace bien. A saber: una solidez defensiva de aúpa, con solo tres goles encajados –solo concede menos Las Palmas (1) y tres porterías a cero, el récord. También se habla de la variedad en la plantilla y la citada unión en el vestuario.

En el otro lado de la balanza están los errores del equipo, según Bolo magnificados: sequía ofensiva de récord, un mes sin ganar, endeblez en el Tartiere –dos derrotas– y baile de sistemas en cada partido. El entrenador, que alabó a la propiedad del club, cree que lo que necesita su equipo es una victoria para templar los ánimos.

Un triunfo liberador

"Tenemos que hacer un buen partido y lograr un buen resultado: eso nos liberará. El partido más inmediato es ante el Cartagena. La presión que nos metamos nosotros mismos… En esta vida cada uno se mete la exigencia que cree conveniente; todos somos ambiciosos, pero bajo la experiencia que tengo meter piedras en la mochila nos vendrá mal. Nos pone nerviosos y no tomamos buenas decisiones. Tenemos que hacer un buen partido, lograr un buen resultado y eso nos liberará. La presión la tienen todos los equipos, pero si metemos más de la adecuada…", subrayó el entrenador, que se mostró seguro en la mejoría del equipo. "Trabajamos para eso, para generar ocasiones. Eso hará que tengamos más posibilidades de ganar. Tenemos un patrón creado y creemos en él. Vamos a trabajar fuerte para que llegue esa victoria. Queremos encontrar una vía de fútbol más atractiva, que guste más y con la que estemos más cómodos", incidió.

Además de su reivindicación, Bolo también le lanzó flores a Mier, que puede ser titular, y habló sobre su relación con los directivos del club azul. "Es la forma de trabajar que hemos instaurado desde que llegamos aquí, la comunicación es fluida y hablamos de todo: de los partidos, de cómo mejorar el día a día del grupo, de los campos, de mejorar El Requexón, de las necesidades del equipo... Hablamos aquí y en el club, es importante que la propiedad nos quiera ayudar en todo lo que pueda", dijo Bolo, que cree que el Cartagena de Carrión, con el que compartió vestuario en el Nástic, "es un equipo aspirante al play-off y al ascenso". Hoy, último ensayo.

Compartir el artículo

stats