Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El oviedismo reparte las culpas en la crisis azul

Exdirectivos, exjugadores y aficionados confían en una reacción y piden más a los jugadores

El mal momento del equipo se respira en la calle. El Oviedo está en crisis. Lo piensan los directivos del club y la plantilla. Lo evidenció el Tartiere tras la derrota ante el Cartagena y también lo atestiguan diferentes miembros del oviedismo consultados: exdirigentes, exjugadores y aficionados. Todos responden a la pregunta clave: ¿De quién es la responsabilidad del mal inicio liguero? Las miradas apuntan principalmente al entrenador, Jon Pérez Bolo, que vive un momento delicadísimo en el cargo. Pero en el diagnóstico hay reparto de culpas. Los planteamientos del entrenador no están teniendo efecto, pero las miradas también se sitúan en los jugadores, "muy lejos del nivel esperado", según los diferentes testimonios. La mayoría confía en una reacción. Tampoco la confección de la plantilla, a cargo de Tito Blanco, se libra de las críticas.

Eugenio Prieto, expresidente del Oviedo, es cauto en su análisis. "A veces están cosas pasan en el fútbol y no es cuestión de buscar culpables. En la pretemporada faltaba mucha gente y esto es fútbol profesional", dice Prieto, que mira hacia la confección. "Puede ser que falte un extremo y un mediocentro. Brugman no era gran cosa, pero ahora jugaría seguro", recalca.

Toni Fidalgo, también expresidente azul, cree que "en el fútbol los máximos responsables siempre son el entrenador y el director deportivo". Según su análisis, los fichajes no han sido del todo correctos. "No sé si se ha traído lo mejor, aunque el encargado de que funcione el engranaje es el entrenador. Los jugadores pelean y luchan, pero tenemos un déficit ofensivo. Hace falta ganar en Zaragoza para que acabe la crisis". Manuel Lafuente, que también fue presidente, considera que la "responsabilidad es de quienes no renovaron a Ziganda, que llevaba tres años y mejorando de año en año y terminando la temporada casi en play-off. No se le puede no dejar marchar, o más bien echarle". En la situación actual, Lafuente también pone el foco en Tito. "Rubén Reyes hizo una gran labor y la sensación es que su trabajo no es igual. Eso sí, esto acaba de empezar y puede dar vueltas. Confío en una reacción y nada está perdido". Nacho Riesgo, portavoz del grupo Symmachiarii, cree que la responsabilidad de los problemas actuales es "un 70% culpa de Bolo y un 30% de los futbolistas". Riesgo lo tiene claro: "Todos esperábamos más de este entrenador, pero la planificación deportiva vino condicionada por el cambio de propiedad y hay jugadores nuevos que no dan el nivel. Tampoco se ha cubierto bien la baja de Brugman en el centro del campo".

"En la pretemporada faltaron muchos jugadores, y esto es fútbol profesional"

Eugenio Prieto - Expresidente del Oviedo

decoration

"Los primeros responsables de la situación son los que no renovaron al Cuco Ziganda como entrenador"

Manuel Lafuente - Expresidente del Oviedo

decoration

"No sé si el Oviedo ha traído a los mejores jugadores, pero el responsable es el entrenador"

Toni Fidalgo - Expresidente del Oviedo

decoration

"Todos somos responsables y es momento de apoyar al equipo; los futbolistas deben darlo todo en el campo"

María Álvarez - Presidenta de Olivares

decoration

"Todos esperábamos más de este entrenador, pero hay jugadores nuevos que no dan el nivel"

Nacho Suárez - Portavoz de Symmachiarii

decoration

Tomás, exfutbolista, se centra más en los jugadores. "Veo falta de confianza. Se dice que puede ser un problema de físico, pero es que desde el primer minuto ves fallos inusuales", indica. Tomás, que fue centrocampista, echa en falta la figura de Brugman. "Tendríamos que haber buscado uno parecido o mejor, alguien que desplace y que llegue en segunda jugada", recalca. Vili, que coincidió con Tomás, va en su misma sintonía. "Los principales responsables son los futbolistas, que son los que juegan cada semana. El problema es que hacer un equipo con 10 o 12 fichajes cada año es muy difícil. De todos modos, a los jugadores hay que exigirles un poco más".

Entre los peñistas cunde el desánimo. Para Pepe Mosteirín, de El Cortijo, Bolo está fracasando. "No alinea a quién debe y el equipo está desconectado. Tiene un 60% de culpa de la situación, aunque en la plantilla no todos los puestos están cubiertos. No hay sustituto de Brugman, nos faltan creadores, Borja sigue jugando en la izquierda y no hay sistema: es un desastre". A Ángeles Fernández, de Stadium, tampoco le gusta Bolo. "No tenemos mal equipo y en el campo no ves un conjunto trabajado. La culpa es de cuerpo técnico". Mila González, de la peña Azul Teatinos, es especialmente dura. "La planificación ha sido un desastre y a los hechos me remito. Físicamente los jugadores están muy mal. Además, creo que Bolo no sabe manejar la plantilla: tiene un 80% de culpa". María Álvarez, de Olivares, baja el nivel de la crítica. "Todos somos responsables y es el momento de apoyar al equipo. El entrenador tiene responsabilidad, por supuesto. pero los futbolistas también ya que deben darlo absolutamente todo cuando saltan al terreno de juego", indica la peñista que, como el oviedismo, espera una reacción.

"Veo falta de confianza en los jugadores y echo de menos la figura de Brugman en el centro del campo del Oviedo"

Tomás - Exmediocentro del Oviedo

decoration

"Los principales responsables son los futbolistas, que son los que juegan cada semana: hay que exigirles"

Vili - Exdefensa del Oviedo

decoration

"No tenemos mal equipo y en el campo no vemos un conjunto trabajado por el entrenador"

Ángeles Fernández - Peñista de Stadium

decoration

"El técnico tiene un 60% de culpa, no alinea a quien debe, aunque faltan puestos por cubrir"

Pepe Mosteirín - Presidente de El Cortijo

decoration

"La planificación deportiva ha sido un desastre, y Bolo no sabe manejar la plantilla que tiene"

Mila González - Peñista de Teatinos

decoration

Compartir el artículo

stats