Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una miniLiga para reaccionar: Bolo quiere recuperar crédito con los 3 partidos en 6 días

Ziganda, junto a Carcedo y Albés, serán los jueces de un técnico que goza de crédito para las tres citas

Bastón anota de penalti ante el Racing. Irma Collín

El domingo será Giuliano Simeone, el hijo del Cholo y anotador del Zaragoza, el que amenace la estabilidad azul, tambaleante en las últimas fechas. Seis días después, un Albacete que juega al ritmo de Riki será la amenaza. Entre medias, una visita con morbo: la del Cuco Ziganda al Carlos Tartiere. El Oviedo, preocupado por la situación que atraviesa el equipo, le da margen a medio plazo a Jon Pérez Bolo, pero necesita ver una reacción en esta semana de actividad intensa. Solo así se calmarán las aguas. Desde el vestuario también se sigue una tesis similar: es la oportunidad para olvidar los problemas.

Ayer fue Tomeu Nadal, uno de los capitanes, el que mostró su parecer. "Es una semana de tres partidos que puede marcar el camino, aunque quede mucha Liga", expresó ante los medios. Nadie se atreve a dar una cifra, pero en privado algunas voces en el club sí se animan: lograr al menos 7 puntos serviría para borrar de un plumazo las dudas en torno al nuevo proyecto carbayón.

Así vistas las cosas, la acumulación de partidos supone una vía de escape a la crisis, un atajo para salir de los problemas. No lo tendrá sencillo el Oviedo, no obstante, que trata de avanzar en la competición en un mar de dudas sobre su propuesta e identidad, con los resultados dándole la espalda, ya son cinco semanas sin ganar, y una plaga constante de lesionados, cuatro bajas en estos momentos. Todo lo que podía salir mal hasta ahora ha salido peor. Al mal juego se le suma una evidente mala fortuna.

El Periódico de Aragón Giuliano Simeone

Las cábalas sobre los tres partidos seguidos, esa miniLiga que el Oviedo quiere atravesar a ritmo de crucero, solo se menciona de soslayo. Con Bolo, como sucede con la mayoría de jefes del banquillo, solo existe el siguiente rival. El partido a partido. Y ese es el que lleva a Zaragoza el domingo (16.15 horas) para luchar contra un enemigo en idéntica crisis de resultados que los azules. De hecho, los maños coinciden en puntos, saldo de goles y partidos ganados, empatados y perdidos. Son un calco, ambos en horas bajas.

Llega el equipo de Carcedo necesitado al encuentro, con una Romareda que es un arma de doble filo tal y como están las cosas, como ayer reconoció Tomeu Nadal, "puede que el ambiente se les complique y no es sencillo jugar ante 20.000 seguidores en contra; tenemos que aprovecharlo", y el Oviedo pretende pescar en río revuelto. Será la primera jornada de las tres que deben marcar el futuro del equipo.

Ziganda. | Irma Collín

No parece que le venga mal al Oviedo hacer las maletas en esos momentos. Los azules aún no conocen la derrota fuera de casa (una victoria y dos empates), ni siquiera han encajado hasta la fecha. Con el equipo tembloroso en el Tartiere, La Romareda puede ser un escenario más propicio.

Deberán sumar los de Bolo si no quieren que todo se ponga más cuesta arriba. Porque el miércoles (18.30 horas) hay una cita especial: el regreso del Cuco Ziganda, con Mossa de segundo, al Carlos Tartiere, su casa los últimos dos años y medio. El duelo enlatado entre dos visitas pondrá de nuevo a prueba la relación entre el estadio y su equipo, deteriorada por los números: una victoria en cinco encuentros.

Simeone. | EPDA

La semana fantástica se cierra el sábado 15 de octubre (21.00 horas) en Albacete, ante una de las revelaciones en este inicio. El conjunto de Albés juega al ritmo que marca Riki, canterano azul. Será el tercer examen definitivo sobre un Bolo que trata de alejarse del ruido y centrarse en la búsqueda de soluciones.

Con Luismi y la duda de Miguelón. De cara a la semana decisiva, Bolo podrá contar con Luismi, que ayer se entrenó con el grupo tras un mal giro en la rodilla que creó preocupación en la sesión del miércoles. Más complicado lo tiene Miguelón. El lateral no trabajó ayer por segundo día consecutivo y su concurso dependerá de las últimas sesiones semanales: hoy en El Requexón y mañana en el Tartiere.

Compartir el artículo

stats