Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La enfermería del Oviedo se va aligerando de cara al derbi: así está el parte

Borja Bastón se perderá el duelo ante el Sporting si es amonestado en el partido contra el Éibar

Los futbolistas de Oviedo y Las Palmas, antes del choque del martes. | Irma Collín

Aunque en el gesto apenas se le nota, por dentro supone para Cervera una satisfacción enorme: por fin, la enfermería parece ir vaciándose. La plaga de lesiones que ha afectado al Oviedo desde el comienzo de temporada ha lastrado al equipo en los momentos claves. El técnico ha logrado que el equipo brille por delante de las individualidades de tal forma que no se noten las ausencias. El último ejemplo se vio ante Las Palmas: caído Luismi (por sanción) salió a escena Mángel, sin experiencia como titular en el fútbol profesional. Brilló e hizo olvidar la dolorosa ausencia. Pero, en todo caso, Cervera toca madera para poder tener el mayor número de efectivos a su disposición.

Antes de la cita ante Las Palmas, el técnico comunicó las buenas noticias en la sala de prensa: volvían a una convocatoria tres efectivos más: Alonso Aceves, Koba Koindredi y Viti. Aunque el técnico matizó: "Están apara ayudar, pero aún les queda para estar al mismo ritmo que sus compañeros". Viti contribuyó en los minutos finales a asediar el área de Las Palmas, ya los canarios con uno menos, y demostrar que su chispa de velocidad puede ser muy útil para los planes de Cervera.

Nadie quiere decirlo abiertamente, pero el derbi de la semana que viene, sábado 17 a las 21.00 horas, planea en el horizonte. Ipurúa es la prioridad, como lo fue el martes Las Palmas, pero nadie en el vestuario quiere perderse el choque ante el Sporting.

En estos momentos, solo hay tres futbolistas en el parte médico: Ángel Montoro, Javi Mier y Marco Sangalli. A poco más de una semana para el derbi, no parece que lleguen en condiciones.

El problema para el entrenador es que los que han estado lesionados no llegarán en su momento óptimo al duelo. Casos como los de Koba evidencian que necesitan aún varios choques de aclimatación. Algunos cuerpos más de ventaja llevan Borja Sánchez o Miguelón, con más semanas junto al resto de compañeros en El Requexón y participación poco a poco en los partidos. El canterano, aunque ante Las Palmas no estuvo todo lo fino que se espera de él, ya evidencia síntomas de que está recuperando su mejor tono físico.

El choque de Ipurúa, aunque exigente como pocos, puede ser otra invitación a que los recién recuperados pueda ir acumulando kilómetros. El caso de Viti es el más claro: un futbolista que parece encajar perfectamente en las necesidades de Cervera, amante de los ataques vertiginosos.

En todo caso, el técnico no quiere ni oír hablar de lo que sucederá la semana que viene. Está centrado en el choque de Eibar y en tratar de prolongar el buen momento de los azules en el campeonato: ya son cinco jornadas sin perder (seis si se cuenta el triunfo en la Copa del Rey).

La amenaza sobre Bastón. Luismi vio la quinta amarilla en Tenerife y limpió su historial ante Las Palmas. No pesa sobre él la amenaza de sanción. Antes, habían cumplido ciclo Montoro y Tarín. Pero si hay un caso que preocupa de cara al derbi, el de Borja Bastón. El ariete vio ante los canarios una tarjeta al inicio del choque que supone la cuarta en el campeonato. Si en Ipurúa es amonestado será sancionado y no podrá jugar ante el Sporting en el Carlos Tartiere.

Compartir el artículo

stats