Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El delantero en racha fichado por vídeo: así es Masca, el portugués del filial que puede colarse en la lista de Cervera

El ariete, que ayer se entrenó con el primer equipo, fue una apuesta de la secretaría técnica y lleva 5 goles en 2 partidos

Masca celebra su primer gol. | Área 11 Área 11

Andaba la secretaría técnica buceando en el mercado en busca de un nueve en condiciones que supliera la salida de Javi Cueto, cuando a las oficinas azules llegó el ofrecimiento de un representante. Uno de tantos que hay que diseccionar por si las moscas. Las imágenes mostraban a un delantero interesante: dominador del área, con recursos, proyección y, sobre todo, gol. Fue ese el primer paso en la llegada de Francisco Mascarenhas, ariete lisboeta de 22 años que ayer fue reclutado por Álvaro Cervera para el primer equipo. Sus méritos, 5 goles en los dos últimos partidos con el filial. Las circunstancias, las molestas de Enrich y la sanción de Bastón que dejan una vacante para el partido de Huesca.

Masca celebra un gol. Real Oviedo

Mascarenhas, Masca como nombre de guerra, puede ser la curiosa novedad en la lista de Cervera para el duelo en El Alcoraz. Curiosa porque su irrupción solo se ha dado en las últimas fechas. Su camino en el Oviedo, en su filial, no ha sido sencillo.

Volvamos al fichaje. A la mesa de la secretaría técnica, formada en verano por Roberto Suárez, Mario Prieto y Álex Díaz, llegó el ofrecimiento y algunos videos. Tras el primer visionado, creció el interés. Fue entonces cuando se decidió hacer un análisis más profundo, a través de la plataforma «Wyscout», de los partidos del Portimonense sub-23 portugués, con el que Masca anotó 10 goles en algo más de una veintena de partidos.

Los analistas detectaron a un delantero con recursos, que definía con las dos piernas e iba bien de cabeza. Que se defendía fuera del área, además. Completo y con potencial, ideal para un filial.

Masca estaba libre tras no renovar con el Portimonense y tenía un sueño: jugar en España. Eso fue lo que llevó a su agente, español, a rechazar ofertas lusas y proponerle en algunos filiales. El Oviedo lanzó la caña, ya en las últimas fechas del mercado estival. El jugador puso de su parte. Sin equipo, se entrenaba por su cuenta en busca de la oferta que le llenara. La del Oviedo lo hacía. Incluso el jugador mostró su interés enviando videos de sus entrenamientos individuales a los analistas azules.

Masca firmó un contrato de una temporada en el filial más otros dos opcionales ya con ficha del primer equipo. Su apuesta por el fútbol español cogía forma, pero la adaptación no fue sencilla.

Llegó tarde, entró con el equipo ya en dinámica. Sufrió una rotura muscular que le hizo parar en seco. Más temor despertó una acción fortuita jugando al fútbol-tenis en la rodilla. En el club pensaban que se había roto. Las pruebas descartaron una lesión grave.

Poco a poco fue adquiriendo el tono necesario para sumar en el ataque del filial. Su explosión anotadora en los dos últimos partidos ha sido, no obstante, sorprendente. Y una muestra de sus registros. Le hizo tres al Marino: de sutil taconazo, con la derecha tras un rechace y de soberbio cabezazo. Y otros dos al Bergantiños: con la derecha en el segundo palo y de penalti.

Concienzudo y obediente, el atacante tiene a Cristiano Ronaldo como ídolo (lo que ya le ha valido para protagonizar algún acalorado debate en el vestuario). Hoy entrenará previsiblemente otra vez a las órdenes de Cervera y dependiendo de las sensaciones del técnico podría entrar en la convocatoria para Huesca. En un Oviedo con números tan pobres arriba, un delantero con estrella es una bendición.

Compartir el artículo

stats