50 puntos... y más: El Oviedo se juega 50.000 euros por cada posición que avance en la Liga

Además de la salvación, el equipo azul tiene en juego en las últimas seis jornadas el premio económico por puesto en la competición

Una acción del Oviedo-Lugo del pasado sábado. | Juan Plaza

Una acción del Oviedo-Lugo del pasado sábado. | Juan Plaza / Nacho Azparren

Nacho Azparren

Nacho Azparren

Cervera señala a los 50 puntos con insistencia, en parte por mantener a la tropa en tensión, en parte porque cree firmemente que será necesario alcanzar esa cifra para salvar la categoría. Pero hay otro cálculo, accesorio este, también complementario, que dice que el Oviedo debe escalar el mayor número de puestos porque su posición final tendrá influencia en el tope salarial de la temporada que viene. Es decir, cuanto mejor sea el final del Oviedo, más posibilidades habrá de fichar de cara al siguiente curso. Del dinero que se reparte por los derechos televisivos entre los clubes de Segunda, hay un 70% que se distribuye a partes iguales entre los 22 clubes en liza. Otro 15% del total se reparte por criterios de implantación social: dinero recaudado en taquillas, abonados y audiencia de los partidos. Queda otro 15% que es el que corresponde a los resultados deportivos. Es en ese 15% del total el que está en juego en este final de competición.

Los datos a repartir no son públicos, pero se pueden estimar algunas cifras. Las diferencias en la recompensa son más amplias entre los equipos punteros de la tabla. Por ejemplo, entre los conjuntos que ocupan puestos de play-off la diferencia de subir una posición puede rondar los 400.000 euros. En la zona tibia, se estabilizan las diferencias entre los puestos de 100.000 a 250.000 euros. En cuanto a los puestos de la mitad para abajo, por lo que transita en estos momentos el Oviedo, se producen menos diferencias entre las recompensas. Un cálculo estimatorio dice que avanzar un puesto puede reportar a un conjunto un beneficio de unos 50.000 euros al final de campaña.

Para que se entienda con un ejemplo: La diferencia para el Oviedo, y cualquier otro equipo, entre acabar el 18.º y el 10.º sería de 400.000 euros. Esa cantidad iría directamente a ampliar el tope salarial de cara a la siguiente campaña.

Aunque no es una cantidad muy llamativa, tiene su importancia de cara a negociar en el mercado. El Oviedo aún está a expensas de conocer en qué márgenes podrá moverse la próxima campaña para acometer fichajes. Dependerá de los futbolistas que se mantengan en el club, de si tiene que abonar indemnizaciones y de si, factor novedoso este, se produce alguna venta de futbolistas. A partir del 1 de julio, el convenio de acreedores dejará de estar en vigor y el Oviedo recibiría íntegramente la cantidad de cualquier venta.

En todo caso, la sensación es que al equipo le tocará otra vez hacer malabares para encajar todas las piezas del límite salarial si quiere construir un equipo competitivo que pelee por cotas altas.

Suscríbete para seguir leyendo