Opinión

El bisturí del Real Oviedo: una pulmonía rentable, el tú a tú con Mbappé y el paso atrás de Las Palmas

El Oviedo cuaja una gran eliminatoria ante el Eibar y está a un solo paso de regresar a lo más alto

Alemão celebra la victoria con sus compañeros. | Luisma Murias, enviado especial de LA NUEVA ESPAÑA

Alemão celebra la victoria con sus compañeros. | Luisma Murias, enviado especial de LA NUEVA ESPAÑA

El Real Oviedo vuelve a creer. Tras un final de Liga de infarto, en el que el conjunto azul pasó de poder disputar el ascenso directo a meterse como sexto en el play-off perdiendo contra el Eibar gracias a un gol del Villarreal B. Ahora, tras más de veinte años sin ni si quiera oler la gloria, los azules tienen una oportunidad de oro de regresar a la máxima categoría del fútbol profesional.

Hace veinte, los jugadores del Oviedo marchaban en Tercera y no podrían quedarse con las camisetas puesto que solo tenían una. Ahora, tras dos partidos más, podrían jugar el año que viene de tú a tú con estrellas como Vinicius, Mbappé o Lewandowski. Pero queda lo más importante, la gran final. El Oviedo cuajó ayer uno de los mejores partidos de la temporada en lo que a fútbol se refiere. Aguantó bien atrás, buscó bien los espacios y supo aprovecharse del Eibar en las contras cuando éstos más apretaban. Contras gracias a Leo Román, imperial durante todo el partido, salvando a los azules en más de una ocasión.

Pero sin duda, el más destacado fue Moyano. El extremo, que hacía un tiempo que no se encontraba del todo cómodo dentro del campo, recuperó ayer el nivel siendo decisivo en los robos, en los pases y en los goles. De hecho, el segundo, lo firmó él. Ahora toca soñar. Pero como bien dice Carrión, ya se celebrará cuando toque de verdad.

Unas vistas inmejorables para ver al Oviedo ganar

Éibar es una ciudad pequeña. En consecuencia, Ipurúa, su estadio, destaca por ser uno de los campos de Segunda División con menos capacidad. Un estadio bajo con apenas un piso de gradas situado entre montañas y rodeado por bloques de edificios de hasta dieciséis pisos. Como es de imaginar, de esos dieciséis, hay al menos diez desde donde se puede disfrutar a la perfección de un partido del Éibar, y eso los vecinos lo saben y si pueden sacar rédito de ello, por qué no hacerlo. Es por ello que muchos oviedistas que viajaron a la ciudad armera sin entrada alquilaron estos balcones para ver a los azules. El precio: diez euros. Está anunciado en los aledaños del estadio en grandes carteles. Todo un lujo para ver el fútbol y acompañado por gente local. Las consumiciones, claro, a cargo del arrendatario.

Las Palmas da un paso atrás con Carrión y pide respeto por el Real Oviedo

En medio de una situación de gran estrés para el Real Oviedo, en la que el club se juega el ascenso a Primera División, los rumores sobre la marcha de Luis Carrión, técnico azul, se cuentan por decenas y vienen todos (o casi todos) desde Las Palmas de Gran Canaria.

Hace un par de semanas, el conjunto canario daba por hecha la incorporación del técnico catalán en sustitución de García Pimienta, hasta entonces entrenador del club canario. Sin embargo, parece que Miguel Ángel Ramírez, presidente de los canarios, ha dado un paso atrás.

"Luis Carrión es entrenador del Real Oviedo y deseo al club asturiano que ascienda. Si logra el objetivo tendrá un año más en aquel club (...) Es una falta de respeto a la UD, Oviedo y al profesional el empecinamiento de nombrarlo. Espero y deseo que el Real Oviedo esté la próxima temporada en Primera", dijo. Jesús Martínez, máximo accionista del Oviedo, dijo en una entrevista a LA NUEVA ESPAÑA que quiere a Carrión "como jefe del proyecto".

El riesgo de pulmonía sale rentable para la afición

De los trescientos aficionados azules que consiguieron entrada para acceder a Ipurúa a ver el partido del Oviedo, habría al menos cincuenta que, tras el gol de Alemão, decidieron quedarse, de cintura para arriba, como Dios los trajo al mundo. No estaba para ello, desde luego. Los termómetros eibarreses marcaban unos doce grados cuando un puñado de aficionados decidieron quitarse la camiseta para seguir animando a los suyos. Ya habían entrado en calor, claro, pero las opciones de coger un resfriado que termine en algo peor eran altas, algo que parecía no importarles en el momento. Aunque seguro que piensan que les salió rentable.

Bastón, recibido entre aplausos en Ipurúa, el estadio que lo vio brillar

Borja Bastón saltó ayer al campo en el minuto 76 para dar aire a un Oviedo que iba ganando por 0-1, apenas treinta segundos antes de que Moyano metiera el segundo para los azules. El madrileño fue recibido entre aplausos por una grada de Ipurúa que lo disfrutó durante una temporada en la que sumó 19 tantos vestido de azulgrana en un equipo que militaba por aquel entonces en Primera División.

Ahora, tanto Borja como el Eibar juegan en Segunda, y los armeros lo harán, al menos, una temporada más. Sin embargo, Bastón podría ascender con el club azul (que ayer vistió de rosa) a la categoría de oro del fútbol español. Ayer no anotó, pero sí le hizo dos a su exequipo en la última jornada de Liga.