Colas interminables en el Tartiere para ver al Oviedo "hacer historia": "Lo mejor de este club es la afición"

El oviedismo se vuelca con el equipo y, tras agotar en minutos las entradas de acompañante, buscan dejar sin existencias también las normales

Joaquín A. Cuesta

Joaquín A. Cuesta

Lo del oviedismo es pasión, y lo demás son tonterías. Tras una noche en vela para recibir a la expedición del Real Oviedo proveniente de meterse en la final del play-off en Éibar, cientos de aficionados han hecho cola esta mañana en el Tartiere para adquirir una entrada para el partido del domingo (18.30 horas), cuyo rival, aún por decidir, saldrá del choque de esta tarde del Sporting ante el Espanyol.

Y es que ayer, El Real Oviedo agotó las entradas de acompañante para la final del play-off en tiempo récord. El club carbayón tenía el dedo en el botón y tras el pitido final del árbitro en Éibar, lanzaron en su página web un apartado para adquirir las entradas de acompañante.

En concreto, 5.000 entradas que duraron a la venta escasos minutos, hecho sin precedentes en la historia reciente del Oviedo.

Con este movimiento se espera que el partido de este domingo bata récords de asistencia para animar al conjunto azul en su camino de alcanzar la Primera División.

Ahora, las entradas normales ya han salido a la venta. Si bien es cierto que los socios tienen preferencia a la hora de adquirirlas, cientos de aficionados han hecho cola bajo el sol para poder ver al Oviedo hacer historia. Luna Navarro, Ana Baizán y José Manuel Premió estaban en la mitad de la fila. Ellos confían en la victoria azul y lo ven todo "muy positivo". "Lo mejor que tiene este club es la afición, y así se está demostrando. Ayer no pudimos viajar a Éibar y tuvimos que verlo en un bar, pero la celebración mereció la pena", dicen.

Un poco más atrasados en la cola, Antonio Ocejo y Pilar Pomarada, arrepentidos de no haber podido asistir a Ipurúa por trabajo, esperan impacientes poder ver al Oviedo este domingo. "Vamos a ganar 1-0 con gol de Alemão", predicen.

Sea como fuere, y suceda lo que suceda el domingo, el Oviedo puede presumir de tener una afición de Primera, y eso, ya es mucho.