Así secó el Oviedo al Espanyol: el sorprendente dato defensivo de los de Carrión

Los pericos se quedaron por primera vez en toda la temporada sin tirar a puerta | Los azules fueron superiores en los duelos, en pases y en llegadas

Oviedo - Espanyol. Playoff de ascenso a LaLiga EA Sports

Oviedo - Espanyol. Playoff de ascenso a LaLiga EA Sports / Irma Collín

Nacho Azparren

Nacho Azparren

Martin Braithwaite (22 goles) y Javier Puado (14) forman la delantera más temible de Segunda División. Por nivel, por sueldo y por cifras. Lejos de temerlos, Carrión planteó un partido valiente, buscando arriba al rival, pero que, como consecuencia añadida, ofrecía a los dos arietes pericos la oportunidad de explorar los espacios. Pero el Oviedo secó por completo a Braithwaite y Puado, que se fueron secos del Tartiere. Ellos y el resto de compañeros. Por primera vez en toda la temporada (45 partidos hasta ahora), el Espanyol se fue del campo sin tirar a la puerta del rival.

Sobresalieron en esa labor Dani Calvo y Oier Luengo, con un nivel sobresaliente. Tanto en el cuerpo a cuerpo como en el sistema de vigilancias. Los dos arietes del Espanyol quedaron anulados por el despliegue de la zaga azul y sus colaboradores: también Luismi y Colombatto se emplearon a fondo en las labores de contención. El argentino, por ejemplo, fue el líder el duelos ganados, con 10 sobre el terreno de juego.

Por ahí, por ese efectivo sistema de vigilancias a la pareja atacante, se empieza a explicar la victoria carbayona, pero a este factor se sumaron varios más. Uno, importante: el Oviedo logró imponer su estilo. Y eso que el Espanyol mordió arriba, intentando dinamitar el inicio de jugada de los de Carrión. La posesión fue local: 51,2% a 48,8%. También completaron los azules más pases 292 a 268), aunque curiosamente los visitantes acertaron más envíos en campo rival: 114 a 104.

Tuvo mejor pie el Oviedo y se refleja en los datos ofensivos. Probó con 9 lanzamientos el Oviedo, 4 de ellos entre los tres palos. El Espanyol se quedó en 3 tiros, y la sorprendente cifra ya comentada de 0 a la puerta defendida por Leo Román.

Los datos ofensivos del Espanyol son los peores del curso. Además de que nunca se había ido sin tirar a puerta, en la cifra de tiros totales se igualó su marca más baja, 3, como ante Valladolid y Huesca. Por poner en contexto, ante el Sporting, en la semifinal por el ascenso, el Espanyol había chutado en 14 ocasiones en El Molinón y 15 en Cornellá, y 5 y 6 veces entre los tres palos.

Hay otro detalle más que subraya la superioridad carbayona: el Oviedo fue más poderoso en el duelo. Se llevaron los de Carrión el 55,9% de los duelos, por el 44,1 de los de Manolo González. También dominó el equipo local en las alturas: 15 duelos aéreos ganados por 8 perdidos.

De todo ello salió un 1-0 que aclara el panorama para los azules pero que deja todo en el aire. Cornellá dictará sentencia, y la defensa azul deberá afilar su sistema defensivo si quiere acabar la temporada con la sonrisa más brillante en 23 años.

Suscríbete para seguir leyendo