En corto y por derecho

Alta tensión política en el palco del Tartiere

La zona central del palco del Carlos Tartiere.

La zona central del palco del Carlos Tartiere. / LNE

Era un día histórico para el oviedismo y el palco del Carlos Tartiere reunió un pleno VIP como hacía tiempo que no se recordaba en el municipal de La Ería. El partido del play-off de ascenso no se lo quiso perder ni el presidente del Principado, Adrián Barbón, que probablemente asistió en el feudo del equipo carbayón al «Asturias, patria querida» más multitudinario de su vida, flanqueado por el alcalde de Oviedo, Alfredo Canteli, y por el presidente del Real Oviedo, Martín Peláez. Muy cerca, como si de un atento marcaje defensivo se tratara, estaba sentado el presidente del PP asturiano, Álvaro Queipo (una fila más arriba y dos asientos a su derecha), que debió ser aleccionado sobre los entresijos del equipo azul por el primer teniente de alcalde ovetense, Mario Arias, quien estaba a su lado junto a buena parte de los concejales del equipo de gobierno municipal de Oviedo, como Nacho Cuesta y Conchita Méndez, David Álvarez, Leticia González, María Velasco, Joe Pando y José Ramón Prado. En la tercera fila, por la izquierda, fueron vecinos de asiento los concejales de IU Alejandro Suárez y Gaspar Llamazares; la portavoz de Vox, Sonsoles Peralta, y el portavoz del PSOE, Carlos Fernández. También se pudo ver con un atuendo de lo más sport al alcalde de Siero, Ángel García. En primera fila no faltó la delegada del Gobierno, Delia Losa, que tenía a su vera a Mao Ye, director ejecutivo del RCD Espanyol. Y quien no se lo perdió fue el consejero Marcelino Marcos, con el corazón azul en un puño. El mundo empresarial también tuvo su hueco, con el presidente de la Cámara de Comercio de Oviedo, Carlos Paniceres, y el vicepresidente de la entidad cameral, José Manuel Ferreira; o el presidente de la patronal del la Hostelería y el Turismo (Otea), José Luis Álvarez Almeida. La judicatura estuvo representada por Jesús María Chamorro, presidente del TSJA.

Suscríbete para seguir leyendo