La pasión por el Oviedo une a deportistas de otras disciplinas: "Este equipo es un orgullo"

"Llegaré a tiempo para celebrarlo a lo grande tirándome a una fuente", asegura el ciclista Pelayo Sánchez

Toni Pérez, con su hija Manuela en brazos. | LNE

Toni Pérez, con su hija Manuela en brazos. | LNE

El Real Oviedo es una pasión transversal que emociona por igual a hombres y mujeres, a jóvenes y ancianos, a fontaneros y abogados, a doctores y panaderos. También, por supuesto, el Oviedo es capaz de tocar la fibra de deportistas de otros ámbitos para los que el ascenso del equipo azul sería "la locura máxima", según verbaliza Julia Bobes, jugadora del Club Voleibol Oviedo que nunca ha visto al equipo de sus amores en Primera División.

Por la izquierda, Alberto Zapico, el segundo por la izquierda; Rubén Menéndez, y Julia Bobes. | LNE

Alberto Zapico, el segundo por la izquierda. / LNE

"Vamos a ascender, soy optimista", asegura Bobes, que dice sentir "muy motivados" a los jugadores de Carrión. "Nervios pocos, ganas muchas", tercia el ciclista Pelayo Sánchez, ganador de una etapa en el último Giro de Italia y que seguirá el partido contra el Espanyol tras correr en el Campeonato de España que se celebra este fin de semana en San Lorenzo del Escorial. "Llegaré a tiempo para celebrarlo a lo grande tirándome a una fuente", promete el de Tellego, para el que "no hay nada más guapo que ser del equipo de tu ciudad".

Desde la distancia, lo vivirá Toni Pérez, jugador del Sporting de Lisboa de hockey patines, con el que acaba de conquistar su cuarta Copa de Europa. "Sigo al Oviedo desde que era pequeño, antes de marcharme a jugar fuera siempre iba al Tartiere. Recuerdo seguir al equipo por los campos de Tercera", expone Pérez. "El Oviedo me ha dado alegrías y muchas penas. Siempre lo apoyé estuviera donde estuviera", profundiza, convencido de que "hoy es el día" a pesar de confesarse "cada vez más nervioso" según se acerca el partido contra el Espanyol.

Una pasión que une al deporte

Rubén Menéndez. / LNE

Alberto Zapico, leyenda del Club Bádminton Oviedo (CBO), en el que jugó durante casi quince temporadas y del que es el actual entrenador, dice tener sentimiento encontrados con respecto al choque en Cornellà: "Voy a ratos. Tengo momentos de optimismo en los que soy muy positivo, pero después se me mete el miedo en el cuerpo de no poder lograrlo teniéndolo tan cerca". En cualquier caso, a Zapico le tranquiliza que el Oviedo de Carrión es "siempre competitivo".

Toni Pérez, con su hija Manuela en brazos. | LNE

Toni Pérez, con su hija Manuela en brazos. / LNE

Tras tantos años de sufrimiento, Zapico ha forjado una coraza sentimental que le impide hasta emocionarse del todo en los momentos buenos: "Cuando marcamos el gol contra el Espanyol, no me creía lo que estaba pasando, me quedé casi en silencio, sin celebrarlo. Creo que es por lo mal que lo hemos pasado durante tantos años".

Una pasión que une al deporte

Julia Bobes. / LNE

"Es el día más emocionante que he vivido en el Tartiere, nunca había visto al Oviedo tan arriba", explica Inés Suárez, jugadora del Lobas Oviedo, que le debe a su padre la pasión azul y que anhela que su equipo haga "algo bonito" hoy contra el Espanyol. "Este Oviedo es un orgullo para todos los que hemos sufrido durante mucho tiempo", sentencia.

Suscríbete para seguir leyendo