Abel Bretones, un traspaso de otra época: una operación histórica para el Real Oviedo

El conjunto carbayón se ha embolsado 2,8 millones por el lateral, el quinto que más ha dejado en las arcas azules

Abel Bretones, un traspaso de otra época: una operación histórica para el Real Oviedo

Abel Bretones, un traspaso de otra época: una operación histórica para el Real Oviedo / Josema Moreno

Antonio Lorca

Antonio Lorca

El Oviedo ha hecho caja este verano con el traspaso de Abel Bretones, futbolista asturiano que llegó al Oviedo procedente del Langreo para jugar en el Vetusta en la temporada 2022-23 y que, desde el primer momento, rindió a un gran nivel en el primer equipo, disputando en dos temporada 82 partidos en Segunda División. El langreano acaba de firmar con el Osasuna por cinco temporadas y el club navarro ha pagado a cambio al Oviedo 2,8 millones de euros.

Esta operación, según los datos que recoge la web especializada "Transfermarket", es la quinta más alta que ha hecho el Oviedo en su historia y la primera de esa naturaleza que realiza el club azul desde 2003, año en el que firmó un convenio de acreedores que le permitió sobrevivir en una situación económica muy delicada pero que le obligó a entregar el 50% del dinero a los acreedores si hacía un traspaso inferior o igual a 3 millones de euros, el 30% en uno de entre 3 y 6 millones y el 20% si el posible traspaso superaba los 6 millones. Ese convenio finalizó en 2023 y el Oviedo ya se puede quedar íntegramente con el dinero que gane en los traspasos. La primera operación que realizó el Oviedo después de que se diera por acabado ese convenio fue la de Borja Sánchez con destino a México y que ya dejó dinero en las arcas azules.

El convenio de acreedores de 2003, concluido en 2023, condicionaba las posibles ventas 

La operación más rentable para el Oviedo fue la de un canterano que regresó el Oviedo, ahora como responsable de relaciones institucionales de la entidad: César. La operación, por entonces, se cifró en mil millones de pesetas que pagó el Deportivo de La Coruña al club azul, aunque "Transfermarket" eleva esa cifra hasta los 7,4 millones de euros. También se habló de que fueron mil millones de pesetas lo que pagó el Betis al Oviedo por Oli, pero en este caso la web especializada lo sitúa en 6,6 millones de euros. De una manera o de otra, se trata de las dos ventas más importantes en la historia del conjunto azul, que por entonces jugaba en Primera División.

Por encima de Bretones están dos de los extranjeros de más renombre que ha tenido el conjunto carbayón en su larga historia, pero por uno de ellos no percibió dinero el conjunto azul al estar cedido y no ser de su propiedad. Es el caso del croata Robert Prosinecki, por el que el Barcelona pagó 3 millones de euros que se fueron para el Real Madrid, que lo tenía en propiedad; y el otro fue el de Slavisa Jokanovic, que se tasó en otro tanto tras su venta al Tenerife, en este caso repercutiendo directamente en las arcas azules. Los dos fueron jugadores de mucho talento y que dejaron huella en una época en las que el Oviedo rendía a un nivel muy alto en la máxima categoría. Prosinecki, en el único año en el que vistió de azul, compartió equipo con Jokanovic, con Antic como entrenador, y el equipo acabó la temporada en novena posición. Los dos, el croata y el serbio, salieron esa temporada del Oviedo.

Justo por detrás de estos cuatro grandes traspasos está el de Bretones, el primero de esta naturaleza en la época moderna del Oviedo. Esta venta se coloca justo por encima de la que hizo el Oviedo al Tenerife por Iván Ania, ahora entrenador del Córdoba, al que ha subido a Segunda División. Por el canterano azul pagaron los canarios 400 millones de pesetas, lo que al cambio supone los 2,4 millones de euros que señala "Transfermarket" para esta operación. Un traspaso 400.000 euros inferior al de Abel Bretones.

El de Bretones es el traspaso más importante del Oviedo estando en Segunda 

Casi dos millones de euros, 1,98, fue lo que se llevó el Oviedo por la venta de Abel Xavier al PSV Eindhoven. El lateral derecho estuvo dos temporadas en el club azul en Primera División, siendo titular en la mayoría de los partidos, y tras su marcha jugó en otros cuatro países en diferentes clubes de las máximas categorías de Países Bajos, Inglaterra, Alemania e Italia, donde ya había estado antes de jugar en el Oviedo.

Otro asturiano, Sergio Boris, dejó a las arcas del Oviedo una buena cantidad de dinero por su salida a la Real Sociedad en un traspaso que fue muy sonado por entonces al tratarse del primer español no vasco que se incorporaba al club donostiarra. También asturiano es Ricardo Bango, exjugador del Oviedo y del Sporting, que dejó en las arcas azules 1,2 millones de euros por su venta al Sevilla, club en el que coincidió con uno de los mejores futbolistas de la historia, Diego Armando Maradona. Los diez traspasos que más dinero han dejado al Oviedo acaban con Gert Claessens, futbolista que apenas jugó en Oviedo pero cuya venta dejó más de 700.000 euros.

En lo que nadie supera a Bretones es en haberse convertido el traspaso más importante que ha hecho el Oviedo estando en Segunda.

Suscríbete para seguir leyendo