Sin mesas kilométricas, sin fabadona y sin desfile de carrozas. Eso sí, con mucho espíritu folixero. Así celebraron el año pasado los avilesinos la Comida en la Calle, una fiesta que tuvo lugar en pleno confinamiento y que se vivió a través de las ventanas y las redes sociales, lejos de las multitudes callejeras y récord Guiness de otras ediciones. Aquel atípico festejo da pie a otro, el que se celebra hoy, que también estará bastante alejado de la fiesta de la “vieja normalidad”, pues sí podrá comerse en la calle, pero en terrazas de bares, manteniendo la distancia de seguridad y en mesas de hasta un máximo de cuatro comensales.

La edición de 2020 pilló a todos los avilesinos encerrados en sus casas, en la fase más dura del confinamiento nacional decretado para tratar de frenar los contagios de un –por entonces aún más– desconocido coronavirus. Ante este escenario, y fruto del ansia folixera, miles de vecinos se agruparon en un grupo de Facebook para festejar la Comida en la Calle online. Fue todo un éxito. Centenares de tortillas, empanadas y culetes de sidra animaron la jornada a través de la red. La notoriedad del grupo fue tal, que durante todo el año han sido muchos los miembros que han seguido compartiendo sus comidas. Asimismo, son mayoría los que prometen que en este 2021 volverán a participar en la fiesta a través de internet.

Tortillas confinadas y culetes en la ventana en un banquete atípico

También se contaron por miles los que en algún momento de la jornada se asomaron a las ventanas para brindar a lo lejos con otros vecinos, escanciar sidra de piso en piso o bailar con la música de algún parroquiano puesta a todo trapo para animar el cotarro. Pocos fueron los barrios que no contaron con sus artistas particulares. Incluso hubo casos de vecindarios que poco menos que encumbraron a algunos de sus vecinos en la fiesta. Especialmente sonados fueron los casos de Iván Arrimada, que animó el día en Versalles, o el “Dúo Sueños”, en La Carriona.

Tortillas confinadas y culetes en la ventana en un banquete atípico

Está por ver cómo será la Comida en la Calle de este año. Sólo hay una cosa clara. Será diferente: diferente a la de la “vieja normalidad” y a la del año pasado. En este 2021, lejos de los vaticinios de algunos –se llegó a fantasear con poder recuperar la fiesta en septiembre de 2020–, las restricciones siguen mandando. Los avilesinos no estarán obligados a comer en sus casas. Podrán hacerlo en la calle. Eso sí, en terrazas de bares y cumpliendo escrupulosamente las medidas sanitarias: deberán mantener la distancia de seguridad con otras mesas, llevar la mascarilla puesta cuando no se esté comiendo o bebiendo y sólo podrán juntarse cuatro comensales.

Tortillas confinadas y culetes en la ventana en un banquete atípico

Tortillas confinadas y culetes en la ventana en un banquete atípico

Este año nadie se atreve a hacer augurios sobre cómo será la Comida en la Calle del año que viene. Habrá que esperar a ver cómo evoluciona la pandemia. Eso sí, hay una cosa clara: es seguro que de una forma u otra los avilesinos celebrarán la que es una de sus fiestas más populares por todo lo alto: bien sea en familia en casa o con todos los vecinos, como ansían, en la calle.

Tortillas confinadas y culetes en la ventana en un banquete atípico