Las gafas de sol se han convertido en un complemento de moda indispensable. Un accesorio que en los últimos meses está compartiendo protagonismo con las mascarillas y que, en ocasiones, apuesta por el diseño en detrimento de la calidad, lo que le lleva a perder en gran medida su valor como un producto de protección y salud. A poco más de un mes para el inicio del esperado verano, son muchas las personas que buscan comprar unas gafas de sol con el fin de lucir atractivo y con estilo, además de proteger a los ojos de los rayos solares y evitar las molestias que puede causar su luz. Según estudios de la American Academy of Ophthalmology, la exposición a la luz solar brillante puede dañar los tejidos de la superficie del ojo, la córnea y el cristalino y, por consiguiente, incrementar el riesgo de desarrollar determinadas patologías oculares. Para evitarlo, los expertos lo tienen claro: es importante el uso de gafas de sol al aire libre, tanto si el día está nublado como si predominan los claros. Pero no cualquier gafa, sino unas con filtros adecuados que impidan el paso del 95-100% de las radiaciones ultravioletas, responsables de producir enfermedades oculares, como pterigión, cataratas, degeneración macular o tumores, entre otras.

Aunque a la hora de adquirir un par la oferta es muy amplia y variada, la calidad difiere mucho de unos establecimientos a otros. Por ello, es muy importante poner especial cuidado a la hora de elegir las más adecuadas, ya que, de no ser así, las consecuencias pueden ser muy negativas para la salud ocular. Para no fallar, la mejor opción a la hora de comprar unas gafas de sol es acudir a un centro óptico donde no sólo pasan un control de calidad –no ocurre lo mismo en la mayor parte de mercadillos y puestos callejeros, así como en tiendas no especializadas donde en ocasiones venden algunas con cristales perjudiciales para la visión–, sino que también están homologadas, es decir, tienen el sello CE en la etiqueta, lo que asegura que cumplen con la normativa de la Comunidad Europea.

Diseño, salud y calidad a primera vista

Diseño, salud y calidad a primera vista LNE

Y es que es habitual para mucha gente comprar gafas de sol que no han superado los controles necesarios y ni cuentan con la homologación adecuada, debido a que realizan la adquisición pensando únicamente en el diseño o el precio sin ir más allá. Esto puede llevar a sufrir problemas importantes en los ojos como consecuencias corneales o patologías como cataratas, entre otras cosas. Por eso, es fundamental acudir a centros especializadas para asegurar la calidad de las gafas y que estas cuentan con la protección adecuada ante los rayos solares, lo que se denomina lente UV 400. Es el estándar del sector para la protección contra los rayos ultravioleta y bloquea casi el 100% de la transmisión UVA y UVB.

Centros especializados y de referencia como Opticalia, que cuenta con cuatro establecimientos en Gijón donde, además de calidad y profesionalidad ofrecen los mejores descuentos y promociones. Tanto es así que, desde el pasado mes de marzo, el segundo par de gafas de sol tiene un 50% de descuento. Una promoción que no debe dejarse escapar. Diseño, calidad, seguridad y buen precio. No se puede pedir más.

Diseño, salud y calidad a primera vista

Elegir gafas de sol según el uso que se les va a dar

Existen diferentes tipos de gafas de sol en función de la actividad en concreto que se va a realizar. No es lo mismo comprar unas gafas para correr, que para la playa o para esquiar, ya que la protección de la lente puede cambiar. En la playa, por ejemplo, la arena refleja aproximadamente un 15% de rayos UV, y esta cantidad aumenta con la altitud. Los filtros cuentan con categorías que van del 0 al 4, siendo este último el más alto. Lo que indican es la absorción lumínica visible. Hay que diferenciar esto de la protección frente a los rayos UV. Una lente más oscura no implica que proteja más del sol que una más clara. Lo que absorbe más o menos es el material.

Diseño, salud y calidad a primera vista

Diseño, salud y calidad a primera vista LNE

También hay diferentes tipos de lentes, siendo la más protectora la polarizada, ya que su filtro elimina los reflejos residuales y efectos espejo al completo. Otras lentes habituales son las degradadas, más adecuadas para interiores u horarios en los que hay poco sol; las fotocromáticas, perfectas para deportistas; o las uniformes, muy habituales en las gafas de sol. Para uso diario, los expertos recomiendan ñas marrones, pues mejoran el contraste, mientras que las de tono rojizo mejoran la percepción de profundidad y las grises son el mejor aliado para disfrutar de los colores naturales ante un sol brillante. Las lentes verdes alteran la percepción de los colores más que las grises o las marrones, por lo que suelen recomendarse para deportes náuticos y de invierno.

En cualquiera de los establecimientos Opticalia de Gijón, todo un referente en su campo, no sólo podrá encontrarse asesoramiento a la hora de elegir cuáles son las gafas de sol más adecuadas en base a las necesidades concretas del cliente, sino que también ofrecen una atención personalizada, lo que garantiza conseguir la mejor protección ocular frente a los rayos del sol. Y un 50% de descuento en el segundo par.

Es evidente que cuando se compra en centro como Opticalia se tiene la garantía de ser atendido por los mejores profesionales ópticos, logrando un grado de satisfacción y confianza muy elevado, puesto que el cliente sabe que está en buenas manos y que sus ojos se mantendrán sanos durante una buena temporada.

Para más información:

opticalangreogijon.opticalia.es

souto.opticalia.es 

muina.opticalia.es 

centroopticocontrueces.es