Ruta al valle de Viango: descubre una de las joyas del oriente asturiano

Un entorno privilegiado en la sierra del Cuera en el que el silencio solo lo rompen el sonido del viento y la fauna

Ruta Valle de Viango

Ruta Valle de Viango

L. L.

La ruta prestosa de la semana nos lleva hasta el Valle de Viango, un entorno al lado de Llanes pero aislado del mundo, entre la Sierra del Cuera y la presierra que se encuentra más próxima a la costa.

Viango es un enorme poljé, una formación de origen kárstico con el fondo plano y paredes elevadas que se presenta como un valle cerrado, de más de 1,5 kilómetros de longitud, rodeado de montañas. Una gigantesca alfombra verde, fruto del húmedo y fértil suelo, recorrida por un arroyo que según las épocas del año deja algunas lagunas y que en primavera-verano se ve salpicada de las marrones manchas del ganado vacuno, fundamentalmente.

Aquí el silencio sólo lo rompen los sonidos del viento y de la fauna; la tranquilidad y el sosiego, imperan en este paraje poco transitado donde desconectar del mundo es tarea fácil. Y si empezamos en la Tornería, qué mejor que terminar llegando al pueblo de Purón, atravesado por el río del mismo nombre, en este apartado valle de Llanes.

Alto la tornería

13,9 Kms

La ruta comienza en el alto de la Tornería, al que se accede por la carretera que lleva a El Mazucu. Es un recorrido lineal por el valle del Viango hasta llegar a Purón. Comenzamos ascendiendo por la ladera hacia el Sur, en dirección al collado Rubiera.

Caminado el primer kilómetro, llegamos al punto más alto de la ruta, situado en el collado Rubiera. Desde aquí iniciaremos el descenso al valle. Un kilómetro después hallamos una bifurcación, en la que elegiremos el camino de la izquierda, para proseguir la línea del valle.

Cuando llevamos andados unos 5,20 kilómetros desde el inicio de la ruta, nos encontramos situados en la Llosa de Viango, una llanura en cuyo centro se halla la laguna de la Llosa. Tenemos que atravesar la llanura de Oeste a Este para continuar la ruta.

Kilómetro y medio caminado desde el punto anterior, concretamente, en el kilómetro 6,7, nos encontramos, pegadas a la ladera, las cuevas de los Cuervos del valle de la Raíz. En el kilómetro siguiente atravesaremos el collado de la Raíz y, tras subir un alto, iniciaremos el descenso final hasta Purón.

Alcanzados los 10,2 kilómetros, nos cruzaremos aquí con el río Purón, junto al que transcurrirá nuestro camino, hasta llegar, 3 kilómetros más adelante, a la localidad del mismo nombre, donde finaliza nuestra ruta.