Ruta circular por los misterios del mar: descubre Colunga a pie de costa

El recorrido, apto para toda la familia, es una buena opción para visitar el oriente asturiano bañado por el Cantábrico

Ruta por los misterios del mar, en Colunga

Ruta por los misterios del mar, en Colunga

L. L.

La ruta prestosa de la semana nos lleva al oriente asturiano, hasta Colunga. Un recorrido fácil que recorre la franja costera entre La Isla y la playa de la Griega, y que nos va a permitir contemplar preciosos paisajes costeros.

Partiendo del pueblo de La Isla, iniciamos la ruta junto a la playa de la localidad, desde la cual nos dirigimos al borde de los acantilados para comenzar a descubrir los preciosos paisajes de esta costa. Enseguida llegamos a donde se encuentra un interesante vestigio de la Guerra Civil, unas antiguas trincheras excavadas en la costa por el bando republicano, que nunca llegaron a usarse.

Continuamos siempre pegados al mar descubriendo altos acantilados, pasando por diversos miradores y algún que otro banco panorámico.

Al llegar un punto, nos desviamos y comenzamos a ascender por un camino que se introduce en bosques de eucaliptos.

De nuevo descendemos hasta llegar a un mirador desde el cual ya tenemos una buena vista del pueblo de Lastres, uno de los más bonitos de España, junto a la playa de la Griega.

Continuamos descendiendo por una zona bastante resbaladiza por la cual hay que tener especial cuidado en tiempo húmedo hasta un cruce que nos conduce a un impresionante elemento arqueológico: el yacimiento de icnitas de la playa de la Griega, donde podremos observar huellas fosilizadas de dinosaurios, en concreto una de las huellas más grandes del mundo de saurópodos, de 1,30 m. de diámetro.

La ruta

Inicio/Fin: La Isla

Distancia: 11 Km

Desnivel: 180 m.

Dificultad: fácil

Tras observar el yacimiento, continuamos hacia la hermosa playa de la Griega, delante mismo del pueblo de Lastres.

A partir de aquí se acaba la senda costera y hacemos la circular empleando caminos y algo de asfalto para el regreso. Primero nos dirigiremos a San Juan de Duz, donde veremos su bonita iglesia y a continuación llegaremos Huerres, donde veremos un antiguo potro de herrar.

Desde aquí, seguimos por caminos, que suelen estar embarrados en invierno, hasta llegar de nuevo a La Isla, final de esta bonita ruta.