Perder peso es algo que puede llegar a obsesionar a muchos. La operación bikini está en boca de todos sobre todo en la temporada estival. Los nutricionistas insisten en que a la hora de afrontar un cambio en la dieta hay dos cosas importantes: que la nueva alimentación sea más sana (lo importante no es perder peso, es ganar salud), y que además de comer menos y mejor hay que moverse más (aquí te recomendamos los ejercicios que puedes hacer en tu día a día sin ir al gimnasio).

Pero hay algo en lo que casi nadie recala. Es tan importante lo que comes como lo que bebes. ¿Sabes que puedes restar 600 calorías al día si eliminas las bebidas y comes y cenas con agua? Aquí te lo contamos. Los datos hablan por si solos. Si quieres perder peso a la hora de elegir bebidas lo más importante es que te quites los refrescos pero también el alcohol. La cerveza o el vino pueden adelgazar pero hay "otros alcoholes" peores (aquí te lo contamos).

Hace días un joven internauta comentaba en este aspecto su experiencia perdiendo peso. "Yo bebía dos refrescos azucarados cada día. Tanto en la comida como cuando salía a tomar algo con amigos. Había días que llegaba a consumir tres y hasta cuatro latas por jornada. Un día decidí cambiar y quité esas bebidas de mi dieta. Me pasé a los refrescos con zero azúcar, el sabor me gustaba y pensé que así podía perder un poco de peso", asegura este joven. Dicho y hecho. En un mes ya había bajado cinco kilos. Y se sentía mejor.

La página web sinazucar.org (que se autodefine como un proyecto artístico) lleva meses denunciando en redes sociales la gran cantidad de azúcar que contienen todos los alimentos que nos rodean y que nos encontramos a día de hoy en el supermercado. Pero no todo está perdido. En este artículo te contamos hace unas semanas las seis especias que puedes utilizar para endulzar tus comidas pasando del azúcar. Ten en cuenta que su abuso es muy dañino. No sólo para tu peso, también para tu salud.

Hasta los sanitarios han reclamado en los últimos meses que se controle el consumo de azúcar por las consecuencias que está teniendo en la salud. Sobre todo en la de los niños pequeños, que cogen malos hábitos alimenticios desde pequeños y que tienen que ser educados en el consumo de frutas y verduras.