Seguir un estilo de vida saludable y correcto está ahora a la orden del día, tanto para la salud como para lucir bien. De hecho, optar por una buena alimentación y dedicarse a la actividad física son dos fincas imprescindibles para vivir en plenitud. Sin embargo, en cualquier caso, no hay que exagerar, sino buscar la ayuda y el apoyo de expertos tanto en nutrición como en deporte.

Es aconsejable seguir un plan dietético detallado mediante el cual se reciban las calorías adecuadas, comiendo ciertos alimentos y eliminando otros.

En primer lugar, es necesario acabar con el mito de que los carbohidratos no forman parte de un plan de alimentación. Es más, según un nuevo estudio, las patatas con almidón podrían ser el alimento con el que más peso perdemos. El hecho de que durante las comidas la gente tienda a comer la misma cantidad de alimentos para saciarse, sin prestar atención al número de calorías, es limitante.

"La gente tiende a comer el mismo peso de comida independientemente del contenido calórico para sentirse llena. Por lo tanto, comiendo alimentos de mayor peso que son bajos en calorías, puedes reducir fácilmente el número de calorías que consumes., señala la coautora del estudio, la profesora Candida Rebello, dietista del Centro de Investigación Biomédica Pennington de Baton Rouge (Luisiana).

El estudio afirma que en una dieta no se reducen las porciones de las comidas, sino que se disminuye el contenido calórico al incluir las patatas. Para comprobar este hecho, los investigadores siguieron a 36 personas de entre 18 y 60 años con sobrepeso, obesidad o resistencia a la insulina. Estos sujetos fueron controlados durante dos meses y todos comieron 85 g de carne o pescado para el almuerzo y la cena, con 57 g de patatas o 57 g de legumbres cocinadas con pan, arroz o pasta.

En ambos casos, no faltaron las verduras y las frutas, que son esenciales para un plan de alimentación. Tras realizar la investigación, los expertos vieron que muchos pacientes sustituían el 40% de su consumo habitual de carne por guarniciones vegetales. En cambio, los que comían patatas las hervían sin quitarles la piel y luego las refrigeraban durante medio día o todo el día. Esto aumentó el contenido de fibra y redujo la respuesta glucémica.

Los resultados del estudio mostraron que los sujetos que comieron patatas perdieron una media de 6 kg, mientras que los que optaron por la alternativa perdieron una media de 4 kg. En cualquier caso, siempre es mejor confiar en los profesionales para obtener los mejores consejos y el éxito.