Así fue el complicado traslado de 228 pacientes al nuevo HUCA hace 10 años: "Fue la mayor operación logística en la sanidad asturiana"

La mudanza de enfermos desde el Cristo requirió un despliegue de más de 50 vehículos

VIDEO: Así fue el complicado traslado de 228 pacientes al nuevo HUCA hace 10 años: "Fue la mayor operación logística en la sanidad asturiana"

TRANSINSA

Pablo Álvarez

Pablo Álvarez

Eran las 9.25 horas del sábado 14 de junio de 2014 cuando comenzaron a llegar en ambulancias y uvis móviles los pacientes que permanecían hospitalizados en el viejo HUCA del Cristo y que iban a estrenar el nuevo Hospital Universitario Central de Asturias de La Cadellada. La parte más delicada de aquella gran mudanza de un gigante hospitalario a otro, la que concernía a personas enfermas, concluyó al martes siguiente, día 17, al filo de las 12.45 horas del mediodía, con la llegada del último convoy.

"En esas cuatro jornadas se trasladaron 228 pacientes, se recorrieron más de 6.000 kilómetros, a los que habría que sumar otros 44.000 kilómetros de las derivaciones de pacientes, participaron 150 técnicos y técnicas de ambulancias y se pusieron a disposición de este operativo más de 50 ambulancias entre uvis móviles, ambulancias colectivas y convencionales", rememoran fuentes de Transinsa –empresa que tiene adjudicado el transporte sanitario público en el Principado– al cumplirse diez años de aquel dispositivo sin precedentes: una comitiva de vehículos sanitarios que atravesó repetidas veces Oviedo y sus circunvalaciones con enfermos que, en algunos casos, presentaban situaciones de gran fragilidad.

Técnicos de Transinsa y trabajadores del HUCA, tras finalizar el operativo. | Miki López

Técnicos de Transinsa y trabajadores del HUCA, tras finalizar el operativo. / Miki López

El traslado se llevó a cabo "de manera impecable", subraya Manuel Matallanas, responsable de la oficina que dirigió el cambio de hospital y más tarde gerente del HUCA.

"Desde un primer momento consideramos este traslado como la operación logística de mayor envergadura y complejidad realizada en la sanidad asturiana", indican los responsables de Transinsa. Para la empresa de transporte, el traslado comenzó realmente dos meses antes "con los primeros pacientes derivados a otros centros sanitarios, en concreto 237". El objetivo era que, a la llegada de la fecha prevista para la mudanza, el volumen de enfermos ingresados en el recinto hospitalario del Cristo fuera el menor posible. Una semana antes del operativo se llevó a cabo un simulacro "para tener todo milimétricamente estudiado".

Y finalmente llegaron los cuatro días de traslado. "Se establecieron dos convoyes de ambulancias (3 uvis móviles y 12 ambulancias colectivas), estableciendo unos horarios de salida y llegada con una cadencia de una hora y media. Esto nos permitió agilidad en el traslado y prevenir saturaciones tanto en la salida del viejo HUCA como en la recepción de pacientes en el nuevo HUCA", señala Transinsa, cuyo equipo directivo destaca "la implicación mayoritaria de la plantilla y, al frente de todo aquello, el consejo de administración al completo". "Para todos los que conformamos Transinsa fue un reto profesional y una satisfacción personal", aseveran los responsables de la compañía.

Suscríbete para seguir leyendo