En un estudio que efectuamos en 1998 observamos que el índice de esterilidad en Asturias se situaba en el 9,5 % . Esta cifra casi se ha duplicado 30 años después. La tasa de fecundidad en Asturias está en caída libre desde 2016. Según el INE, en 2020 se alcanzó el mínimo histórico al contabilizarse el nacimiento de 24,21 niños por cada 1.000 mujeres, mientras que la media española se situó ese mismo año en 34,48. Estos datos convierten a Asturias en la comunidad con menos fecundidad.

Una de las razones para el crecimiento del índice de esterilidad en la región es el incremento de la edad a la que la mujer accede a la maternidad, que está incrementándose imparablemente. Actualmente la media de edad para el primer hijo en Asturias es de 31,71 años. Este aumento también se está viendo en el resto de España. Incluso hay comunidades como Madrid y el País Vasco en las que la edad es mayor (32,1 en el País Vasco). Y pese a ello su tasa de fecundidad es mayor.

Un indicador de fecundidad también muy importante es el que representa el promedio de hijos de la mujer al final de su periodo de vida reproductiva y que en Asturias fue de 0,92 hijos por mujer en 2020, uno de los peores datos de l mundo. Las asturianas tendrían que duplicar el número de descendientes y aún no llegarían alcanzar el valor de reposición de la población, que es de 2,1 hijos por fémina.

La situación exige tomar medidas urgentes para facilitar el recambio generacional en Asturias. Según el INE, en 2020 el 12,87 % de los niños nacidos en Asturias procedían de madres extranjeras. Mientras que el 9,5% de los niños asturianos se generan mediante técnicas de reproducción asistida según el registro de la sociedad española de fertilidad.

Este año, el Gobierno Regional parece que se ha sensibilizado con esta cuestión y ha anunciado que adoptaría ayudas para los tratamientos de reproducción asistida. Pero es evidente que aún queda mucho recorrido en este aspecto, si se piensa que el peso de la medicina privada en la reproducción asistida en España y en Asturias es altísimo. Por ello, pensamos que si también se aplicaran medidas facilitadoras de la reproducción humana en el ámbito privado probablemente serían muy rentables para Asturias desde el punto de vista demográfico .

La edad media de las mujeres que efectuaron fecundación in vitro en UR CEFIVA , se ha incrementado ostensiblemente en los últimos años y el año pasado fue de 38,65 años la media de edad a la que acudieron a la FIV, muy superior a la edad de las que recurren a la sanidad pública.

Precisamente, para mitigar los efectos negativos de la edad sobre la reserva ovárica, se están poniendo en práctica técnicas de rejuvenecimiento ovárico mediante la administración intraovárica de factores de crecimiento contenidos en el plasma rico en plaquetas (PRP) procedentes de la sangre del propio paciente; es decir, de forma antóloga, por lo que es un método seguro desde el punto de vista inmunológico y los resultados ya se están mostrando muy prometedores.