Tras más de 1.200 páginas de información y 60 portadas, el suplemento "Salud" de LA NUEVA ESPAÑA celebró ayer su quinto aniversario en una gala celebrada en el Club Prensa Asturiana de Oviedo que buscaba un doble propósito: hacer balance de este último lustro de información sanitaria en colaboración constante con profesionales y pacientes y, también, reafirmar el compromiso de este diario con un suplemento que sigue adelante y que mantendrá su periodicidad mensual con un formato cada vez más transmedia, aunando su edición en papel con el enriquecido de vídeos e imágenes que permite su versión web. La gala de ayer, presentada por la periodista de este diario Amor Domínguez, contó con la presencia del consejero de Salud, Pablo Fernández, y del presidente Adrián Barbón, acompañados por más de 120 invitados vinculados a la sanidad pública y privada de la región y a asociaciones de pacientes. "El suplemento es una cita obligatoria para todos los lectores de LA NUEVA ESPAÑA y para todas las personas preocupadas por el desarrollo de nuestro sistema sanitario", defendió Barbón.

Ángeles Rivero, subdirectora general de este periódico, explicó en su intervención que "Salud" surgió a invitación de Prensa Ibérica, sociedad matriz de LA NUEVA ESPAÑA, que animó a las cabeceras de su grupo a apostar en 2017 por suplementos que ahondasen en alguna temática vinculada a su territorio local. Este diario tuvo claro que apostaría por la salud, aclaró Rivero, por diversos motivos, entre ellos por el propio interés manifestado por los lectores, pero también porque, con la llegada de internet, al atractivo de este tipo de contenidos se le sumó la necesidad de aportar información contrastada en un contexto creciente de crispación, versiones enfrentadas y "fake news". "Internet ha abierto las compuertas a infinidad de bulos que circulan por la red, también en el campo de la salud, y eso solo se pude atacar desde las trincheras del periodismo riguroso y serio", señaló la subdirectora general. A través de la edición web de LA NUEVA ESPAÑA, el éxito de los contenidos del suplemento "Salud" se ha podido también contrastar en cifras. Rivero aclaró que las noticias relacionadas con la salud suelen estar entre las más leídas del día, pero también entre las que más se comparten y más tiempo de lectura aglutinan. Y añadió un tercer motivo que explica el éxito de "Salud": la fuerza del sistema sanitario. "Asturias tiene un sector sanitario pujante, con un potencial de inmenso crecimiento que se pude medir no solo en término cuantitativos, sino también cualitativos. Y, como medio de comunicación de referencia en Asturias, entendíamos que informar, reconocer y alentar todo lo relacionado con el sector era nuestra obligación como informadores", comentó.

Aniversario de Salud: La salud desde todos los ámbitos

Aniversario de Salud: La salud desde todos los ámbitos Amor Domínguez

Pero, como para resumir este lustro de recorrido la voz debían tenerla sus protagonistas, los invitados pudieron ver ayer intervenciones en vídeo de algunos de los pacientes y profesionales que se pasaron por las páginas de "Salud". Apareció en pantalla Álvaro Silva, el joven que se recuperó tras haber sufrido un ictus a los 23 años. Se recordó la historia de Ketty Camblor, la vecina de La Felguera que le donó un riñón a su hija, enferma de lupus. Volvió la ternura de Inés Muñoz, la niña que padece la enfermedad rara conocida como "piel de mariposa", entre otras historias personales. Apareció Santiago Jiménez, el pediatra ovetense que se disfraza de Spiderman para alegrar la estancia de los niños del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), así como María Berdasco, experta en medicina regenerativa, y el científico Juan Fueyo, que habló de la importancia de "asociar la ciencia con la salud". Especialmente emotivo fue el discurso de Pelayo García, enfermo de ELA, que aseguró que gracias al reportaje publicado en "Salud" sobre su historia –una información que se hizo "sin adornos" y con veracidad– se ayudó a "dar visibilidad" a una enfermedad que, en un estado avanzado como el suyo, roba la voz de los pacientes. García, en su vídeo, hablaba guiando a un ordenador con sus ojos.

Un suplemento con receta

No se pudo resistir Barbón, pidiendo primero disculpas por el atrevimiento al consejero Pablo Fernández, a asegurar que "el consumo continuado del suplemento ‘Salud’ de LA NUEVA ESPAÑA es altamente recomendable para la salud". Destacó el Presidente que el contenido de esta publicación mensual es "un producto de información de calidad, confirmada y contrastada", y defendió "el valor terapéutico de la buena información" que publica el suplemento. Destacó, además, dos decisiones sanitarias de su legislatura. La primera, y por recomendación de Fernández, fue rebautizar la Consejería de Salud –antes de Sanidad–, bajo la premisa de que la salud va más allá de lo sanitario e incluye aspectos como "la prevención, fomentar hábitos saludables y propiciar la investigación". La segunda, lo que a su juicio ha sido tener "la mayor transparencia posible", especialmente en pandemia. "Había que partirse la cara informativamente para explicar que habíamos decidido anteponer la salud pública y la vida de las personas a cualquier otra cosa", aseguró. "Y reconozco que sin los medios, especialmente LA NUEVA ESPAÑA, no hubiese sido posible la llamada de la respuesta asturiana del covid-19 en la campaña de vacunación", añadió.

Aniversario revista Salud: Los nuevos horizontes de la salud, protagonistas en nuestra revista especial

Aniversario revista Salud: Los nuevos horizontes de la salud, protagonistas en nuestra revista especial Amor Domínguez

A juicio de Barbón, el suplemento "Salud" ofrece contenidos "con solvencia en el tratamiento de la información, con amplitud de temas y una variada selección de firmas". "También es de justicia atribuir el mérito al talento de su equipo de profesionales", completó el Presidente, que aprovechó para defender su borrador de Presupuestos que su Ejecutivo prepara para el año que viene –se vota el día 30 de este mes– y que proyecta más de 2.000 millones de euros para sanidad, entre ellos 572 para atención primaria y más de 80 para salud mental, "esta otra pandemia que nos trajo la pandemia".

Domínguez-Gil: «Veremos los trasplantes de órganos de animales en una década»

La directora general de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) cifra en 45 los fallecidos por eutanasia que donaron sus órganos  

Beatriz Domínguez-Gil. MIKI LOPEZ

Beatriz Domínguez-Gil, médica especialista en nefrología y directora general de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), protagonizó la celebración del quinto aniversario del suplemento «Salud» de LA NUEVA ESPAÑA, a la que aportó su autoridad y competencia en un campo que concita el máximo interés. Entrevistada en directo durante el acto por Pablo Álvarez, coordinador del cuadernillo sanitario, Domínguez-Gil explicó cómo están evolucionando los trasplantes tras el parón de la pandemia y hacia dónde apunta este ámbito de la medicina.

Por ejemplo, los xenotrasplantes, esto es, el trasplante de órganos de otras especies, debidamente manipulados genéticamente para evitar el rechazo hiperagudo. «Posiblemente veamos en la próxima década su salto a la clínica, aunque hace falta estudiar qué pacientes deben recibir este tipo de trasplantes, y los criterios de inclusión, que son una incógnita por el momento», explicó la directora general de la ONT. Domínguez-Gil ve más lejos otras alternativas, como el uso de animales como bioincubadoras o la impresión de órganos en 3D. «Tardará más tiempo», dijo.

La nefróloga comenzó por recordar a su antecesor, el doctor Rafael Matesanz, de quien heredó la gestión de un organismo que lidera la donación de órganos a nivel mundial. «Llegar a una situación de excelencia es difícil, pero mantenerse en esa situación de excelencia es un reto aún mayor, abrumador. Cuando me hice cargo de la ONT sentí orgullo, pero también un vértigo impresionante», confesó esta médica nacida en Santiago de Compostela, que estudió en Salamanca y tiene en Gijón su linaje paterno.

Asturias es una región envejecida, indicó, y con una mayor necesidad de trasplantes. España alcanzó su máximo histórico de injertos de órganos en 2019, justo antes de la pandemia, con 49 donantes por millón de habitantes, cuando la media europea es de 20, y un país tan avanzado como Alemania tiene 10.

Tras superarse la pandemia, en la que las UCI estuvieron colapsadas y se comprometió a todos los intensivistas, encargados de los trasplantes, la donación de órganos se recuperó. «En 2020 y 2021 superamos a los países de nuestro entorno y se ha producido un crecimiento del 10 por ciento en 2022», explicó. Domínguez-Gil llamó a reforzar los servicios de trasplantes: «Suponen un gran ahorro para el sistema sanitario».

La directora general se detuvo en avances como los trasplantes en asistolia (parada cardiorrespiratoria), con daño cerebral catastrófico, pero no muerte cerebral, que «supone una lucha contra el tiempo, ya que cuanto más pasa, esos órganos dejan de ser viables», indicó. España «ha conseguido trasplantar todo tipo de órganos en asistolia, uno de los retos en los que estamos embarcados y que han aumentado un 40 por ciento».

La nefróloga resaltó «el gesto de entereza y valentía, que nos abruma», de 45 personas fallecidas por eutanasia que han donado sus órganos: «No pensábamos que hubiese tantas personas dispuestas», aseguró respecto a una iniciativa ya vigente desde hace años en Bélgica, Holanda y Canadá.

46

Quinto aniversario del Suplemento "Salud" de LA NUEVA ESPAÑA: acto en el Club Prensa Miki López

Una gala con amplia presencia de sanitarios del HUCA

La gala de aniversario por los cinco años del suplemento «Salud» congregó ayer en el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA a más de 120 asistentes, con representantes de la sanidad pública y privada y portavoces de asociaciones de pacientes de toda la región. Fue especialmente numerosa la presencia de sanitarios del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), complejo sanitario de referencia en el Principado. El hospital ovetense estuvo representado en la cita por varios integrantes del equipo directivo, como Beatriz López Ponga, José Antonio Vecino y María Luisa Sánchez, así como un nutrido grupo de jefes de servicio, entre los que figuraban Alejandro Braña, Corsino Rey, Jacobo Silva, José Granero, Dolores Escudero y Carmen Díaz Corte, entre otros.