Esta fruta quizá no la has probado, pero seguro que la has visto más de una vez en InstagramLlama la atención por su color rosa y su interior blanco con pepitas. Hablamos de la pitaya, pitahaya o fruta del dragón. ¿Es un alimento interesante o es solo "postureo"? Este superalimento tiene muchas propiedades para la salud: es rico en antioxidantes y si se toma por las noches actúa como un laxante y beneficia el proceso digestivo.

Su origen se sitúa en Centroamérica, en Amazonas, aunque a Europa llega sobre todo la cultivada en Asia (Vietnam o Tailandia). En los últimos tiempos y por chocante que parezca, también ha empezado a darse en Asturias.

¿Por qué comer pitaya?

Posee alto contenido de vitamina C y antioxidantes, protege el hígado y mejora la absorción de hierro. Tiene muy bajo aporte calórico, por su baja concentración de carbohidratos, pero su gran aporte de vitamina C resulta ideal para prevenir enfermedades respiratorias como la gripe y los resfriados, además de mejorar la absorción del hierro de los alimentos por lo que ayuda a combatir la anemia. En esta época del año resulta muy interesante incluirla en la dieta para protegerse de los resfriados derivados del cambio de estación.

¿Cómo comer la pitaya?

Como un kiwi. "Se parte a la mitad, en vertical, y con una cuchara se saca el interior. Tiene mucha pulpa aunque no lo parezca, su piel es más bien fina. A mi me recuerda a la chirimoya o al kiwi, aunque es más pastosa", explica una frutera. 

Una pieza puede rondar los 6 ó 7 euros.