Opinión

Francisco V. Álvarez

Un esfuerzo que mereció la pena

La puesta en marcha del Laboratorio de Medicina fue uno de los hitos del nuevo HUCA, con un diseño pionero en España e inspirado en las mejores prácticas internacionales

Francisco Álvarez, en el Laboratorio de Medicina del HUCA, en abril de 2014, un mes antes de la apertura

Francisco Álvarez, en el Laboratorio de Medicina del HUCA, en abril de 2014, un mes antes de la apertura / Miki López

Francisco V. Álvarez, Exdirector del Laboratorio de Medicina del HUCA y Catedrático jubilado de la Universidad de Oviedo

Hoy, 14 de junio de 2024, se cumplen 10 años de la inauguración del nuevo HUCA. El 1 de abril de 2005, el entonces presidente del Principado de Asturias, Vicente Álvarez Areces, colocó la primera piedra del futuro HUCA, cuyo plazo de ejecución era de 54 meses. La realidad es que la obra fue recibida en julio de 2013 y la inauguración definitiva tuvo lugar el 14 de junio de 2014.

Este artículo, dedicado al décimo aniversario, consta de tres partes claramente diferenciadas: 1) Preparación para el traslado al nuevo HUCA, que denominaría Diseño y Organización del nuevo HUCA; 2) Inauguración y puesta en funcionamiento del nuevo HUCA; y 3) Explotación de los recursos del nuevo HUCA.

Diseño y Organización del nuevo HUCA

Este periodo, que se desarrolló obviamente en el viejo hospital, podríamos decir que comenzó después de la recepción de las transferencias de sanidad al Principado de Asturias por parte de la Administración central, hecho ocurrido en enero de 2002. Por aquel entonces, los servicios médicos, quirúrgicos y básicos estaban duplicados y en algunos casos hasta triplicados, por lo que el objetivo de la Gerencia del HUCA fue ir fusionando servicios y reducirlos a solo uno por especialidad médica, quirúrgica o básica.

Con la toma de posesión de la Gerencia por Mario González, en 2007, nació una nueva filosofía, vinculada a la creación de las Áreas de Gestión Clínica. Se crearon una serie de ellas que aglutinaban al menos dos o más servicios clínicos. Un poco más tarde, en 2010, se convocaron los concursos oposición para proceder a los nombramientos de los directores de las diferentes Áreas de Gestión.

Ahora me centraré, casi exclusivamente, en el Área de Gestión del Laboratorio de Medicina, dado que fue un proyecto que expuse al entonces gerente del HUCA, Mario González. Le comenté que yo había trabajado tres años en Washington University-St. Louis, USA, en un hospital, el Barnes, con una organización que aglutinaba Bioquímica, Microbiología, Hematología, Inmunología, Banco de sangre y Genética, denominada Laboratorio de Medicina. Le dije al gerente que sería posible y deseable la creación de uno así por las bondades que supondría para el nuevo HUCA. Además, nos permitiría ser pioneros en España, dado que ese tipo de organización no existía en nuestro país. El gerente dio el visto bueno y poco después el Servicio de Salud (SESPA) respaldó el proyecto.

El trabajo de muchas personas, a menudo de doce horas diarias, hizo posible ver la luz

El gerente del HUCA nos permitió participar en el diseño físico de lo que debería ser el Laboratorio de Medicina en el nuevo HUCA. De esta forma, el trabajo realizado con el arquitecto de la Consejería, Jesús Menéndez; el subdirector de Servicios Básicos, Dr. Pepe Astudillo, y con el subgerente destinado al proyecto del nuevo HUCA, Juan Ortiz, fue muy importante para lograr el proyecto final. Además, visitamos dos hospitales punteros en Europa: uno en París y el otro ubicado en Estocolmo y vinculado a la Universidad de Karolinska. Ello nos permitió tener muy claro cuál debería ser el diseño definitivo del Laboratorio de Medicina del nuevo HUCA.

También quiero destacar que la participación de los máximos responsables de los diferentes servicios, integrados en el Laboratorio de Medicina, fue muy importante para conseguir el éxito del proyecto. Esos trabajos fueron fundamentales para sentirnos partícipes y responsables de lo que ya es una infraestructura esencial de la sanidad asturiana para los próximos 30-40 años.

Inauguración y puesta en funcionamiento del Nuevo HUCA

¿Estábamos preparados para el traslado e inauguración del nuevo HUCA el 14 de junio de 2014?. Mi respuesta es "NO". ¿Deberíamos haber pospuesto el traslado al nuevo HUCA?. Mi respuesta es "NO". Sin embargo, creo que la decisión del traslado el día 14 fue correcta y, aunque pueden parecer contradictorias las respuestas anteriores, la razón por lo que digo que me parece correcta es porque si hubiésemos esperado a que todo estuviese perfecto, pienso que los 10 años que se celebran ahora no se cumplirían ni este ni posiblemente el próximo año.

Por otra parte, quiero describir lo acontecido en el Laboratorio de Medicina durante el primer mes de estancia en el nuevo HUCA. La primera dificultad no tardó en aparecer, el primer día, el 14 de Junio de 2014, y puedo decir que fue catastrófica en todos los sentidos. Como había comentado, el objetivo era trabajar sin papeles, teóricamente funcionaríamos sin ellos y por tanto, utilizaríamos el software del programa Millennium, por parte de los clínicos, y Gestlab, por el Laboratorio. Con ninguno de los dos había habido suficiente entrenamiento y conocimiento de los usuarios, clínicos y personal del laboratorio, para que el funcionamiento fuese correcto. El esfuerzo de muchas personas, trabajando doce horas diarias, sábados y domingos incluidos, hizo que en un mes se pudiese ver la luz al final del túnel.

La puesta en funcionamiento fue extremadamente dura para todos los trabajadores, ya que el cambio a un hospital sin historias clínicas en papel se hizo con un software no maduro y diría que cuasi desconocido para la mayoría de los usuarios.

En nuestra Área de Gestión, el Laboratorio de Medicina, estábamos convencidos que saldríamos adelante después de superar el primer mes de trabajo, que fue durísimo, porque éramos conscientes que no podíamos poner en peligro la credibilidad de los resultados del Laboratorio.

¿Qué significó el traslado al nuevo HUCA para el Área de Gestión del Laboratorio de Medicina? En muy pocas palabras, una mejoría indiscutible que trataré de describir en los siguientes puntos de forma resumida:

–Creación de un área de extracciones de sangre, versus 3 áreas que había en el viejo HUCA, con 10 puestos de extracción, un habitáculo con sillones para las embarazadas, otro con dos camillas y una secretaría con 3 secretarias para atender a una media de 400-500 pacientes diarios. Es fácil calcular que en los diez años que se cumplen hoy esta sala de extracciones habrá atendido del orden de 1 millón de pacientes. La atención a los pacientes por todo el personal de la sala ha sido excelente y no porque lo diga el director del Laboratorio de Medicina, si no por las múltiples felicitaciones recibidas de los pacientes. Aprovecho esta ocasión para felicitar de nuevo a todo el personal, enfermeras, auxiliares y secretarias, que trabajaron en esta área.

–Creación de dos áreas de recepción de muestras, una general para todos los laboratorios; y otra particular, para el servicio de Microbiología, versus un área por laboratorio que había en el viejo HUCA.

–Creación de una secretaría única, versus una por laboratorio en el viejo HUCA, con menos de la mitad de las secretarias existentes antes del traslado.

–Creación de un área de Incidencias, no existente en el viejo HUCA, cuya misión era tratar de resolver, a tiempo real, todas las quejas o reclamaciones recibidas de clínicos y pacientes.

–Creación de un área de Calidad, que consiguió acreditar por la norma ISO 15189 más de 350 pruebas de los diferentes laboratorios, lo que significó ser el segundo laboratorio clínico de España con más pruebas acreditadas.

–Creación de un laboratorio CORE, no existente en el viejo HUCA, en el que se analizan el 80-90% de las muestras y un Laboratorio de Respuesta Rápida comprometido en dar una respuesta máxima de 60 minutos a todos los pacientes prioritarios, oncológicos, UVI, ingresados y del servicio de Urgencias.

–Desarrollo de un concurso público para material fungible e inventariable, inexistente en el viejo HUCA. Esta acción significó un ahorro del 30% con respecto a los precios existentes.

–La ratificación del buen funcionamiento, objetivo de los laboratorios, se pudo comprobar con la respuesta del laboratorio de Microbiología ante la aparición de la enfermedad por coronavirus (Covid-19)

–Finalmente, la creación de áreas únicas, descritas anteriormente, permitió la reducción de personal, en general, realizado con las jubilaciones, y por ello un ahorro importante en el gasto.

Todo lo descrito hasta ahora han sido, fundamentalmente, áreas físicas que para su funcionamiento necesitan la existencia de profesionales implicados, unas 250 personas entre facultativos, residentes, enfermeras, técnicos de laboratorio, auxiliares y secretarias. Una gran parte dependía de la Dirección de Enfermería, y la labor de la coordinadora de Enfermería, Eulalia Amieva, junto con su equipo de supervisoras, ha sido fundamental en el buen funcionamiento del Laboratorio.

En resumen, el traslado al nuevo HUCA fue un regalo importante para la sanidad asturiana y en particular para los que trabajábamos del HUCA.

Explotación de los recursos del nuevo HUCA

La sanidad asturiana, y por tanto los pacientes, deben sentirse orgullosos y contentos del continente y contenido del nuevo HUCA.

En las conferencias científicas impartidas finalizaba con un "gracias" superpuesto sobre la fotografía del nuevo HUCA. Me atrevía a decir que era el más bonito de todos los hospitales que conocía de España. Además, en 2015, organizamos en el HUCA un evento científico con la asistencia de profesionales extranjeros que también quedaron impresionados con la belleza externa e interna del hospital, particularmente de la Facultad de Medicina.

Por lo que respecta al contenido, creo modestamente que el nivel profesional y científico del HUCA era envidiable por el potencial futuro que tenía y por ser referencia para otras comunidades autónomas. Fueron muchas las visitas que tuvimos de distintas partes de España e incluso de otros países que vinieron a ver el HUCA por ser referencia como hospital moderno.

Un objetivo importante para el nuevo HUCA que tenía el equipo del gerente, Mario González, era formar profesionales en tecnologías punteras, enviándolos a otros países para, posteriormente, reincorporarlos al hospital, lo que conllevaría un avance cualitativo importante. Ese objetivo se quedó, desgraciadamente, en proyecto.

Por lo descrito hasta ahora parece que todo ha sido perfecto, sin ningún error, lo que parecería difícil de creer. En efecto, creo que no se ha sido suficientemente ambicioso en intentar que, además de la labor asistencial, el HUCA fuese conocido en el desarrollo de proyectos traslacionales en los que éramos pioneros. Este hecho no debería ser interpretado como negativo, sino como algo complementario con todo lo positivo que ha significado la puesta en funcionamiento del nuevo HUCA.

Felicidades en su décimo aniversario.

Suscríbete para seguir leyendo