Opinión

Fernando Vázquez / Santiago Melón

Microbiología: a prueba de pandemias

Los laboratorios del HUCA están preparados para nuevos retos después de mostrar una gran capacidad de respuesta frente al covid

Personal del laboratorio de Microbiología del HUCA, durante la pandemia de covid (2022). De izquierda a derecha, Fernando Vázquez, Santiago Melón, Carmen González, Marisa Sánchez (subdirectora de Servicios Básicos, delante), Adrián Coto (al fondo), Zulema Pérez, Rainer Campo, Christian Castelló (casi tapado), Virginia Linares, Marta E. Álvarez, Cristina Suárez, Graciela Peón, Cristina Arce, Isabel Costales, Carmen Carrio, Maite Fernández, Mercedes Rodríguez (detrás), Ana Isabel Fidalgo, José Antonio Boga, Reyes Carvajal, Gabriel Martínez, y, agachados, Estela García, María José Ferrero e Ignacio Conde.

Personal del laboratorio de Microbiología del HUCA, durante la pandemia de covid (2022). De izquierda a derecha, Fernando Vázquez, Santiago Melón, Carmen González, Marisa Sánchez (subdirectora de Servicios Básicos, delante), Adrián Coto (al fondo), Zulema Pérez, Rainer Campo, Christian Castelló (casi tapado), Virginia Linares, Marta E. Álvarez, Cristina Suárez, Graciela Peón, Cristina Arce, Isabel Costales, Carmen Carrio, Maite Fernández, Mercedes Rodríguez (detrás), Ana Isabel Fidalgo, José Antonio Boga, Reyes Carvajal, Gabriel Martínez, y, agachados, Estela García, María José Ferrero e Ignacio Conde. / Fernando Rodríguez

Fernando Vázquez es jefe del servicio de Microbiología del HUCA.

Santiago Melón es jefe de la sección de Virología del HUCA

En estos diez años de andadura del HUCA, en el servicio de Microbiología se pueden destacar dos periodos fundamentales: antes de la pandemia de covid-19 y durante la misma. En los primeros años fue necesario, con la implicación de los servicios centrales del complejo hospitalario, poner en marcha aspectos como la informática o el mantenimiento, que supusieron el arranque del servicio en un nuevo entorno.

La llegada de la pandemia del coronavirus SARS-CoV-2 convulsionó todo el sistema sanitario y, cómo no, los laboratorios. Fue un punto de inflexión que ha puesto a prueba al laboratorio con el desarrollo propio de test diagnósticos que nos han permitido dar respuesta adecuada a la demanda brutal de casos en esos años y a los flujos de trabajo que generaron (necesidad de actividad continuada 24 horas/7 días a la semana).

En este aspecto, el laboratorio tenía la tecnología necesaria para poder realizar los diagnósticos y seguimientos oportunos, incluso sin necesidad de depender de los sistemas y reactivos comerciales y anticipándonos en muchos casos a ellos. Se pudieron hacer diagnósticos con una media de 6 horas y en 24 horas a más del 97 por ciento de las muestras (incluso en los periodos de 5.000 muestras diarias). En esos momentos, se creó una cultura de trabajo en equipo con otros servicios del hospital que sería muy largo enumerar en estas breves líneas.

Es un orgullo trabajar en un hospital que es una referencia en muchos campos de la salud

Todo este trabajo ha sido posible gracias a la implicación de todo el personal del laboratorio, al apoyo incondicional del equipo de Dirección-Gerencia y a la capacidad de adaptación en todas las fases de la pandemia. También hay que destacar el trabajo de otros laboratorios del área de gestión que estuvieron involucrados en la pandemia al igual que el servicio de Microbiología.

A partir de la pandemia, y en los últimos años, estamos aumentando las pruebas diagnósticas moleculares frente a nuevas infecciones (patógenos multirresistentes y el programa de optimización de uso de antimicrobianos-PROA, infecciones fúngicas, monkeypox, aumento de infecciones de transmisión sexual, nuevos patógenos emergentes...) que suponen un reto futuro y preparándonos para nuevas pandemias que pueden volver a tensionar los sistemas sanitarios.

No cabe duda de que nuestro hospital cuenta en estos momentos con la mejor y última tecnología, así como con los conocimientos que nos permiten ir por delante de todos estos retos. Además, nos ha permitido acortar los tiempos de diagnóstico de las enfermedades infecciosas y, por otra parte, aumentar la fiabilidad de los mismos con diagnósticos más precisos en el campo de las infecciones, un mundo cada vez más complejo.

Estamos orgullosos de trabajar en un hospital como el HUCA que ha sabido posicionarse como referencia en muchos campos de la salud. Por nuestra parte, seguimos con la misma ilusión y responsabilidad de dar el mejor servicio posible a nuestros pacientes y a los clínicos que nos solicitan toda esta batería de pruebas y, como se ha indicado, con la mejor tecnología posible.

Suscríbete para seguir leyendo