Lugones sigue creciendo y en la localidad se plantean nuevas zonas de desarrollos residenciales. En la parcela que ocupaba la fábrica abandonada de Muebles Campa, para la que se buscaba una solución, será posible acoger promociones para la construcción de unas 140 nuevas viviendas. Tres entidades financieras propietarias del suelo (Caja Rural, Aliseda y Sareb) han derribado ya las instalaciones y urbanizado una nueva calle “en tiempo récord”. Así lo apuntaba ayer David Rumbao, representante del Sareb, que junto a sus socios de inversión agradecía al Ayuntamiento sierense la facilidad en la tramitación, “principal escollo en este tipo de operaciones”.

Este espacio estaba desocupado desde hace más de una década y, según explicó ayer el alcalde, Ángel García, “estaba en muy mal estado y generaba problemas de suciedad”. En este caso, el Ayuntamiento ha funcionado como intermediario entre las partes, además de facilitar el proceso.

El resultado es una calle a la que le falta aún contar con salidas al norte y al sur, “algo que ya está en trámites”, pero que cuenta con todos los servicios renovados, aceras anchas, carril bici y seis solares listos para albergar viviendas. Uno de ellos ya está vendido “a una promotora local” y el resto “en proceso de comercialización muy avanzada”, según los propietarios.

En total se estima que este tramo de la nueva calle pueda acoger algo más de 140 viviendas: 62 en los solares de Sareb, 40 en los la Caja Rural y 44 en lo de Aliseda. El atractivo del espacio “es muy grande”, subrayaron los representantes de las entidades bancarias, “gracias a que todo se ha hecho en un plazo tan rápido, generando confianza”.

Algo que contrasta con “los grandes problemas que se suelen generar a la hora de tramitar las obras de urbanización de espacios”, añadieron, para poner en valor la agilidad y “eficiencia” de los servicios municipales y de los trabajadores públicos de los que depende el área de Urbanismo y licencias.

El inicio de la tercera fase de las obras del bulevar es “inminente”

La licitación de las obras de la tercera fase del bulevar de Lugones está prácticamente cerrada y el inicio de las obras es “inminente”. Ya se han abierto los sobres con las ofertas para impulsar el proceso administrativo y todo indica que los trabajos se iniciarán incluso antes de que comience el verano. Podrían concluir este mismo año si no hay inconvenientes.

Esta nueva zona del bulevar continuará en la misma línea estética de las áreas ya ejecutadas y prolongará la avenida desde la intersección con la calle Santa Isabel hasta Leopoldo Lugones. El proyecto supone una inversión de 1.249.867 euros y tiene un plazo de ejecución de siete meses. El bulevar contará con dos carriles en cada dirección, de 3,5 metros de ancho cada uno y con una mediana de un metro que separará ambos sentidos.

En el lado este de la Avenida de la Constitución se diseñará el área verde ajardinada con zona central de paseo y estancia, idéntico al tramo anterior. Tendrá una superficie de 2.938 metros cuadrados. Esta parte de la urbanización, que tendrá 110 metros de largo, conectará con una glorieta, que distribuirá el tráfico con la calle Leopoldo Lugones. El proyecto incluye la ejecución de los servicios de abastecimiento, saneamiento, electricidad, telefonía y alumbrado led. Además, se plantarán 106 árboles en la zona.