El Club de Montaña y Senderismo Pataricu, con sede en El Berrón, vuelve de nuevo a la actividad tras el parón causado por la pandemia. El club abría sus puertas en el año 2006, realizando diferentes actividades relacionadas con la montaña. Hoy en día siguen con la misma pasión por la naturaleza y con las mismas ganas de explorar la montaña asturiana.

 Mañana domingo -23 de mayo- saldrán desde Pola de Siero y El Berrón en autobús hasta su destino, Tazones, donde comenzará la aventura y recorrerán 12 kilómetros hasta llegar a Villaviciosa. Un ruta que no se espera muy complicada y a la que pueden apuntarse todos aquellos que quieran, sea cuál sea su nivel de experiencia en la montaña, ya que, tal y cómo afirma el presidente del club Juan José Carbajal “lo importante es que la gente salga a disfrutar”, eso sí “la montaña siempre es exigente y cada uno debe saber cuáles son sus limitaciones” apunta.

El pasado año no fue el mejor para el club ya que tras el confinamiento tan sólo pudieron llevar a cabo una salida a principios de julio. Tras varios intentos a finales de julio y en septiembre no lograron volver a organizar ninguna ruta, debido en gran parte a las restricciones provocados por la pandemia.

Ruta de Carlos V.

Carbajal asumió la presidencia en 2019 y desde entonces ha buscado la forma de dinamizar el grupo, difundiéndose en redes sociales y buscando llegar a más gente. Actualmente cuentan con más de noventa socios, una cifra bastante superior a la habitual que oscilaba entre 40 o 45, aunque se teme que pueda deberse en gran medida a que durante los cierres perimetrales la federación asturiana exigía estar federado para poder saltarse los límites de los municipios. Aún así el presidente asegura que “somos como una gran familia” y que todos los socios participan activamente en las diferentes actividades, de montaña y culturales, que organizan.

El club que nació bajo el nombre El Berrón, lugar en el que tienen su sede, pasó más tarde a llamarse, por decisión de los socios, con el nombre Pataricu, en homenaje a uno de los personajes menos reconocido de la Mitología de Asturias, una especie de gigante con un solo ojo en su frente.