Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La nave de Amazon en Bobes se montará como un gran puzzle de piezas de hormigón prefabricadas

Las dimensiones de las planchas que se ensamblarán para levantar la estructura obligarán a diseñar un operativo de tráfico para su llegada al polígono

La “cafetería” para los trabajadores en la obra de Amazon, al fondo, en el bloque de color amarillo. | P. T.

La “cafetería” para los trabajadores en la obra de Amazon, al fondo, en el bloque de color amarillo. | P. T.

La gran nave logística de la multinacional Amazon en Bobes se montará ensamblando gigantescas piezas prefabricadas de hormigón que llegarán al polígono sierense ya preparadas para encajar al milímetro unas con otras. No será una construcción al uso sino una edificación que se levantará a través de las técnicas más pioneras, tal y como se ha hecho ya en algunos de sus equipamientos anteriores. Según fuentes conocedoras de la operación, el proceso de montaje es similar al de un “Lego”, el popular juego de elementos que se van uniendo entre sí para conformar una figura o estructura final predeterminada.

La empresa que suministrará las enormes piezas ya ha ha trabajado en otros desarrollos en España para la multinacional americana, además de en la edificación de otras grandes naves de empresas en distintos puntos de España. La compañía, con sede principal en Madrid, aunque con sucursales en algunos otros lugares, cuenta con una amplísima experiencia en la materia y trabaja con este tipo de desarrollos en los ámbitos de la edificación de naves o grandes equipamientos, en obra civil (como montaje de puentes o estructuras elevadas con prefabricados), y en infraestructura ferroviaria (traviesas de hormigón prefabricado, entre otros materiales).

En su información corporativa, señala que trabaja con cualquier “estructura de edificación y obra civil en prefabricados de hormigón” y que desarrolla los proyectos desde el punto de vista de la concepción integral, abarcando “el asesoramiento previo, el diseño, el cálculo, la fabricación, el transporte y el ensamblado en obra de la estructura”.

Al polígono de Bobes, donde Amazon va a montar su nave a través de este procedimiento de ensamblado al milímetro, las piezas prefabricadas llegarán en camiones de gran tonelaje que obligarán a diseñar un dispositivo para el tráfico durante las jornadas que dure la operación para la llegada de estos materiales. Según ha podido saber este periódico, el desembarco de los grandes bloques de hormigón obligará a cerrar puntualmente alguna de las vías municipales del entorno para favorecer la maniobra.

Amazon edificará en Bobes uno de sus grandes centros en Europa para dar servicio a la zona Noroeste de España y a Portugal. La gran nave ocupará el área de la segunda fase del polígono, que tiene una superficie bruta total de algo más de 243.000 metros, incluyendo zonas libres y de viales. El almacén logístico se asentará sobre una superficie es de 171.663 metros, si bien la construida del inmueble será mayor, de 191.135,42 metros, al levantarse en cuatro alturas (tres plantas más la baja). La multinacional ha adquirido además cuatro parcelas en la primera fase del área industrial, anexas a la de la nave, para un aparcamiento de camiones, que tendrá una superficie de otros 18.400 metros.

Una pequeña ciudad con servicio de avituallamiento y cafetería

Los trabajos sobre la parcela que la multinacional americana Amazon ocupará en Bobes se iniciaron ya hace unos dos meses, primero con el movimiento de tierras necesario en toda el área y hace escasas fechas con las obras para la cimentación de la gran explanada sobre la que se levantará la gigantesca nave logística una vez lleguen los grandes bloques de hormigón prefabricados con los que se levantará el equipamiento.

El hormiguero de trabajadores y el incesante ir y venir de maquinaria y vehículos han convertido la zona en una especie de pequeña ciudad donde se han instalado casetas para dar servicio a unos 400 trabajadores (la cifra global de los que implicará el proyecto a lo largo de todo su desarrollo es superior, de unos 900). Y hace solo unos días hasta se ha instalado en una de esas casetas una especie de cafetería para el avituallamiento diario de los empleados. Se trata de un bloque móvil que abre una de sus laterales hacia el exterior y cuenta con una barra en la que se sirven tentempiés o cafés. Este servicio de “cafetería” es visible desde el exterior de la parcela –el paso no está permitido a personas ajenas a la obra– desde finales de la semana pasada.

Compartir el artículo

stats