Las bicicletas son para el futuro, y con ellas todo tipo de transporte sostenible y que respete el medio ambiente. Esa es una forma de reducir la contaminación, mejorar la salud y fomentar los hábitos saludables. Lugones, a través de sus carriles bici, ya está dando su primera pedalada. Aún queda un largo camino por recorrer para los ambiciosos objetivos que se ha marcado Europa: reducir las emisiones de CO2 un 55% para 2030 y alcanzar en 2050 “cero emisiones”: “Esto va a suponer un cambio en la forma en la que vivimos totalmente radical”, afirmó ayer el alcalde de Siero, Ángel García, en el Conceyu Abiertu organizado por el Club Prensa Asturiana en el Centro Polivalente Integrado de Lugones.

Con un mapa a su espalda de los 14 kilómetros de carriles bici de la ciudad, el regidor sierense explicó que Lugones únicamente es el principio de un proyecto a largo plazo en todo el concejo. Lo definió como un “plan espejo”, que se irá adaptando progresivamente y que tendrá también cabida en el resto de localidades asturianas. En un futuro bastante próximo, la movilidad sostenible será una realidad con la que darse de bruces, “como ocurrió en el cierre de la minería del carbón y las centrales térmicas. Llevaban años amenazando con ello y no lo creíamos”.

El trazado de las rutas ciclables que tendrá Lugones

P

Carriles bici

Aparcabicis (módulos cerrados)

Aparcamientos disuasorios

Polígono

de Silvota

La Fresneda

P

AS-17

Parque de

La Cebera

P

Estación de Renfe

P

P

P

LUGONES

AS-II

P

P

A-66

P

P

P

Viella

La Corredoria

Parque

Principado

El trazado de las rutas ciclables que tendrá Lugones

P

Carriles bici

Aparcabicis (módulos cerrados)

Aparcamientos disuasorios

Polígono

de Silvota

La Fresneda

P

AS-17

Parque de

La Cebera

P

Estación de Renfe

P

P

P

LUGONES

AS-II

P

P

A-66

P

P

P

Viella

La Corredoria

Parque

Principado

El primer paso para este cambio viene con las infraestructuras: “La pandemia ha acelerado las tendencias y ha cambiado los hábitos en el uso de la bicicleta: cada vez hay más gente que utiliza este tipo de transporte para desplazarse por la ciudad. Pero es esencial que se haga con seguridad, por eso la construcción de este tipo de vías es tan necesaria. Y a mí, como fabricante de bicicletas, me beneficia”, reconoció Alberto San Martín, gerente de MMR Bikes, otro de los participantes en el Conceyu Abiertu.

Alicia González, ciclista profesional perteneciente al “Movistar Team” reforzó las tesis de su compañero de afición: “Yo uso todos los días la bicicleta para entrenar, también para desplazarme por mi pueblo, pero hay trayectos que podría hacer y que no hago por falta de seguridad. Las carreteras, con coches pasando al lado, pueden ser muy peligrosas”. El pasado 2020, en España, murieron en accidentes de tráfico 36 ciclistas, según la DGT.

Público asistente al Conceyu Abiertu del Club de Prensa Asturiana. Irma Collín

San Martín se adhirió a las palabras de su compañera de mesa con el ejemplo de las ciudades europeas: “Hay vías en las que no pueden circular, pero los lugares habilitados específicamente para ellos están tan bien que no hace falta”. Y hay más cuestiones que la circulación, como disponer de un lugar donde dejar los vehículos sin miedo a que sean robados. De ahí, recordó Ángel García, la futura apertura de aparcamientos para bicicletas dentro de Lugones, junto a parkings disuasorios para los coches: “No inventamos nada nuevo. En el resto de Europa, esto ya está funcionando”.

Casi la mitad de los hogares tienen bicicletas, refleja una encuesta

El cambio de mentalidad es la siguiente pedalada y en eso coinciden los tres ponentes y los partidos políticos sierenses. Según una encuesta impulsada por el Ayuntamiento para la realización del plan de movilidad, con una muestra de 400 encuestados, el 47% de la población lugonesa reconoce tener bicicletas en su domicilio, pero solo el 1% la utiliza para desplazarse por la ciudad. A su vez, el 17% de los habitantes utiliza el coche para realizar desplazamientos internos en Lugones, que tiene una superficie de 5,8 kilómetros cuadrados. No obstante, por el margen de mejora existente, el alcalde se mostró optimista: “Es un dato esperanzador, porque una parte de ellos pueden empezar a ir andando y otros en bicicleta”.

La localidad contará con aparcamientos “disuasorios” para los coches

Volviendo a la referencia de las ciudades europeas, el empresario y reconocido ciclista aficionado Alberto San Martín también tiró de datos: “En Holanda, el 20% de la población utiliza la bicicleta en sus desplazamientos laborales. En España, ese número está en torno al 3,5%”. San Martin propone que las propias empresas sean quienes incentiven a sus trabajadores a utilizar este transporte, habilitando espacios para aparcar o proponiendo que hagan, por ejemplo, los repartos en bicicleta.

Público asistente al Conceyu Abiertu en Lugones. Irma Collín

El Alcalde, por su parte, pone el foco en los más pequeños. Considera que, si ellos adquieren una serie de hábitos saludables en torno a las bicicletas, luego los reproducirán de mayores. Además, ello incentivará a las familias para que también sigan este modelo de vida.

Ya ha habido un primer cambio tras la pandemia: cada vez se venden más bicicletas y de mayor calidad. Según explica Alberto San Martín, el año pasado hubo un millón y medio más de unidades vendidas, el 24% más que en el ejercicio anterior. Tal avance de las ventas se tradujo en un incremento en torno al 40% de los beneficios. Obedece, entre otras cosas, a la proliferación de las bicicletas eléctricas en la sociedad, que permite que más personas puedan utilizar este medio de manera habitual y hacerlo además en ciudades con una orografía más compleja, “como Oviedo”, comentó la ciclista Alicia González.

El ejemplo holándes: el 20% de los ciudadanos se desplaza a trabajar pedaleando

“Yo creo que, al final, casi todo el mundo tiene una bicicleta en su casa. Moverse en ella es una buena opción para jóvenes y no tan jóvenes”, resumió González. El alcalde Ángel García va más allá: “Estos carriles no están solo pensados para bicicleta, sino también para caminar”, subrayó.

Pero aún queda un largo camino por recorrer. En las ciudades europeas que Alberto San Martín y Alicia González pusieron como ejemplo se está implantando un sistema de bicicletas eléctricas con redes de carga callejera. En Asturias, sin embargo, este tipo de servicios aún no tiene viabilidad. Pero poco a poco se están dando pasos para ello: los aparcamientos, con sistemas de tecnología punta, gratuitos y con reconocimiento QR también facilitarón mucho las cosas. “Esto es algo que ya está para quedarse. Está ahí. Solo hay que ver el resto de ciudades europeas. En el futuro, Lugones tendrá que estar lleno de bicicletas y peatones”, concluyó Ángel García para cerrar el acto.

Ángel García, alcalde de Siero. Irma Collín

“Hay que concienciar a los niños”

El alcalde de Siero, Ángel García, reconoce que es un aficionado a la bicicleta, pero que ya no la usa tanto. Lo que sí que hace habitualmente es salir a caminar: “Entiendo que ahora mismo haya padres que no dejen a sus hijos salir en bicicleta porque es peligroso. Pero eso está a punto de cambiar. Hace falta una fuerte concienciación, empezando en los más pequeños, sobre este medio de transporte”.

Alberto San Martín. Irma Collín

“Cada vez hay más ventas y modelos”

“Echaba de menos ver a pandillas de chavales en bicicleta. El otro día, salí a dar una vuelta y me los volví a encontrar. Me recordó a otra época, cuando yo era un niño”, cuenta Alberto San Martín, gerente de MMR Bikes y gran aficionado al ciclismo. Las ventas han subido en España un 24% tras la pandemia, y San Martín cree que es por el cambio de hábitos y la creciente variedad de modelos.

Alicia González. Irma Collín

“El carril bici es un punto de partida”

Alicia González se subió por primera vez a una bicicleta a los cinco años, a raíz de una actividad extraescolar en su colegio, el CRA de Viella. Creció montada en una y ahora es ciclista del Movistar Team: “Yo la uso todos los días para entrenar, pero no para todos mis desplazamientos. Unas buenas infraestructuras, como el carril bici, es un punto de partida para que esto cambie. No solo yo: todo el mundo”.