DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Siero estudia conectar la Pola, El Berrón y Lugones con una senda próxima al río Nora

El recorrido tendrá unos 18 kilómetros, aprovechará parte de los tramos ya existentes en la capital sierense y, en principio, será peatonal y ciclista

Un paseante por la senda del Nora, en territorio de Siero.

Un paseante por la senda del Nora, en territorio de Siero.

El Ayuntamiento de Siero tiene en estudio el proyecto para desarrollar una senda que una los principales núcleos urbanos del municipio –la Pola, Lugones y El Berrón– siguiendo, en la medida de los posible, la ruta que describe el cauce del río Nora. El recorrido tendría una extensión de aproximadamente 18 kilómetros y aprovecharía algunos tramos para el paseo ya existentes, como los de la capital del concejo, que registran una enorme afluencia de usuarios en la actualidad.

El recorrido previsto, aunque el diseño está aún en una fase muy inicial de estudio, conectaría Lugones con Parque Principado –por la parte trasera del área comercial– para transcurrir luego hasta El Berrón y llegar a la Pola. En la capital del concejo hay bastante trabajo avanzado, al existir desde hace mucho años la denominada senda fluvial del Nora.

La iniciativa se suma a los diversos proyectos de movilidad sostenible e incremento de zonas verdes que tiene en marcha el municipio. Entre los más relevantes, por tratarse de un plan pionera en Asturias, está el desarrollo de una red de carriles bici en Lugones, que no solo permitirá recorrer la localidad de punta a punta sin bajarse de la bicicleta, sino que también conectará la localidad a través de este tipo de vías ciclables con otros puntos del concejo, como Viella, Parque Principado y La Fresneda, y con el vecino municipio de Oviedo.

El plan de los carriles bici lleva aparejado asimismo aparcamientos “disuasorios” para vehículos y también otros para bicicletas. Estos últimos serán gratuitos , atechados y funcionarán a partir de un código QR en el móvil para acceder a ellos, garantizando así la seguridad del recinto.

Tal y como ha avanzado el Ayuntamiento de Siero, se colocarán varios en la localidad, empezando por las áreas de la estación de tren, del instituto y los colegios públicos y del polideportivo. El deseo del gobierno local es que “se queden pequeños” pronto, pues ello querrá decir que cada vez hay más personas que usan la bicicleta como modo de transporte.

Al plan de los carriles bici para Lugones se suman otras iniciativas para mejorar la calidad de vida de la localidad, con el objetivo de que el tráfico de vehículos vaya perdiendo protagonismo en favor de los espacios que se ganarán para los peatones. Además de las mejoras previstas en el mantenimiento y conservación del parque de La Cebera, el Ayuntamiento tiene previsto desarrollar un proyecto que el alcalde, Ángel García, ha definido como “microbosques”. Habrá varios en la parroquia sierense y en lo que resta de mandato se plantarán 800 árboles.

Los objetivos “políticos” de estas y otras propuestas, son, además de reducir contaminación y mejorar la calidad del aire en Lugones, iniciar el camino hacia el logro de las “cero emisiones” en 2050 y el más próximo, rebajar el 55 por ciento de estas en 2030. Es un camino complicado. Friburgo, la que está catalogada ciudad más limpia de Europa, solo ha conseguido reducir un 20 por ciento hasta el momento.

Compartir el artículo

stats