Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Llegó el comandante y mandó empezar: la Escuela de Música vuelve a tocar

Sinfonías, rock, temas de películas y del pop más reconocible compusieron el concierto de fin de curso de los alumnos de Siero

El concierto celebrado en el auditorio de la sala polivalente del Centro Integrado de Lugones. | A. I.

El concierto celebrado en el auditorio de la sala polivalente del Centro Integrado de Lugones. | A. I.

Pequeñas personas ante un auditorio pequeño, tocando instrumentos con maestría. Así comienza un concierto, al menos en el de fin de curso de la Escuela de Música de Siero, que sirvió para inaugurar, en lo musical, el auditorio de la sala polivalente del Centro Integrado de Lugones. Reparto variado, interpretado con precisión para olvidar por un rato el mal tiempo en el exterior y que la pandemia ha parado el arte, por un tiempo.

Podrían haberlo hecho, pero no empezaron con esos ritmos cubanos de “llegó el comandante y mandó parar”. Con todas las orejas a dos metros y medio de distancia entre sí, sonaron los primeros acordes, que interpretaron los hermanos Martina e Iñaki Bengoa. De sus instrumentos salió el tema “Graceful vals”. Les siguieron Marta Fernández, Kevin de Lina, David Luengos y Leyre Crespo, interpretando el mítico “Every breath you take” de “The Police”.

Unos aplausos y cambio de tendencia. Lidia González tiró de clásica y Saúl Vaquero de “Back in black” del grupo “AC/DC”. Subía la intensidad y el calor con David García y su sonata en sí bemol. Un golpe de ilusión, que condujo perfectamente al siguiente tema, de la película “Pocahontas”, interpretado por Cristina y Esteban López.

De lo melódico, se pasó a un gran solo de percusión, a cargo de Mateo Valiño, Sonia Cabal, Nel Vigil y los hermanos Antón y Martí Vallina. El décimo tema, a cargo de Iker Trujillo y Félix Díaz, a la batería, fue “All right now”.

El ecuador llegó muy rápido, vista la calidad de las interpretaciones. Ese punto de inflexión lo asumió con entereza Sara Atienza, brillando con su concierto en sí menor para violín. Luego Martina Bengoa y el quinteto compuesto por Mónica Fernández, Silvia Nieto, Saray Sánchez, Alba Cuervo y Ana Belén Costales, con “Missipi” y “Vida de rico”, respectivamente.

“Yesterday”

En la recta final Cristina López tocó “Cruella de Vil”, tan de moda en estos momentos por la película recién estrenada, a piano. Después, una ración de saxofón, a cargo de Noé Mayo y Francisco García, violonchelo, manejado con maestría por Julia Álvarez, guitarra clásica, con el duende de Juan Manuel Díaz y de nuevo un poco de violonchelo al ritmo del “Yesterday” de los Beattles, que clavó Víctor García.

Faltaban cuatro números y se quedaban cortos para el espectador, ansioso de más. Puso la batería Cristian Jiménez y volvieron al reparto clásico Celia Carreño y Carolina Iglesias. Finalmente, varios de los alumnos anteriormente citados compusieron un octeto y un septeto, para los dos últimos temas de una noche que no se repetirá, ni se olvidará.

Compartir el artículo

stats