El edificio del Ayuntamiento de Siero, en la Pola, se ha iluminado esta noche con motivo del Día Mundial de la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), que se conmemora cada 21 de junio.

La Casa Consistorial se ha iluminado de verde para sumarse a las iniciativas que se desarrollan en distintos puntos de Asturias y España para dar visibilidad a la enfermedad y sensibilizar sobre la necesidad de potenciar la investigación sobre ella. No será la única actividad que en torno a esta enfermedad se lleve a cabo en Siero. La conmemoración ha servido para presentar el concierto y la charla coloquio “La ELA existe” que tendrá lugar el próximo 30 de junio, a las 19.00 horas, en el centro Polivalente Integrado de Lugones, con intervención de la Coral Polifónica "San Félix" y la Asociación ELA Principado. La entrada será libre hasta completar el aforo, aunque es imprescindible reservar previamente las localidades en el teléfono 985263082, desde ahora hasta el día del acto, de 17 a 21 horas.

En la presentación participaron Aurora Cienfuegos, concejala de Cultura; María Menéndez, miembro de la Coral Polifónica “San Félix” y enferma de ELA; Patricia Rada, presidenta de la Coral Polifónica San Félix y María José Álvarez, presidenta de la asociación ELA- Principado.

Cartel del concierto y charla.

Aurora Cienfuegos reconoció el interés que supone dar a conocer con iniciativas culturales enfermedades como la Esclerosis Lateral Amiotrófica, tan desconocida y tan apabullante. "Nos pareció que podíamos prestar un apoyo a una iniciativa que tiene detrás un tema muy interesante y con con el que podemos dar apoyo a los enfermos", dijo la edil, que agradeció a la Coral Polifónica "San Félix" "que se vuelquen en dar a conocer este problema".

Participantes en la presentación del concierto y la charla.

Por su parte la presidenta de ELA-Principado, María José Álvarez, lamentó que esta enfermedad sea "la eterna olvidada. Y lo es porque no contagia; si contagiara el mundo se movería", dijo. También aprovechó para reivindicar al Gobierno asturiano que abra el Credine -el centro para personas con Discapacidades Neurológicas de Langreo - "porque en Asturias el enfermo de ELA no tiene a dónde ir; o acaba en el Adaro, o no tiene un centro específico. Y es una pena porque hace nueve años que hay un hospital terminado, que se abrió para atender necesidades del Covid, y ahora lleva tres semanas que no tiene a nadie y ha vuelto a cerrar. Y si tenemos en cuenta que un enfermo de ELA lo único que puede tener bien es la cabeza, porque puede ser que sea ya lo único que le responda, lo que no puede ir es a un geriátrico", clamó.