El Principado ha iniciado las obras para la ampliación de capacidad hidraúlica del interceptor del Nora, un proyecto cuyo coste alcanza los 2,5 millones de euros para adaptar la infraestructura a las necesidades actuales de la red, incrementadas en los últimos años por el crecimiento poblacional de localidades como la de Pola de Siero y entorno y el aumento del número de núcleos que han incorporado dotaciones de saneamiento a través de los planes desarrollados desde el Ayuntamiento sierense, tal y como indican los responsables municipales.

La Consejería de Administración Autonómica, Medio Ambiente y Cambio Climático adjudicó los trabajos el pasado enero, aunque las actuaciones son visibles ahora, cuando hay una parte de ellos ejecutada en la zona posterior a la gasolinera de Ullaga, en las proximidades de la entrada a la capital del concejo.

Zona de las obras. P. T.

La actuación, que tiene un plazo de ejecución de 24 meses, incluye la mejora de la estación de bombeo de Bergueres y la duplicación de un tramo del colector interceptor del Nora para facilitar el desagüe de los caudales de aguas residuales generados en Pola de Siero, “que se han incrementado considerablemente como consecuencia de las sucesivas incorporaciones a la red desde su puesta en servicio”.

Materiales para la obra en la zona de los trabajos. P. T.

Las mejoras en el bombeo de Bergueres implican la instalación de nuevas electrobombas, con mayor potencia, y la ejecución de una conducción en impulsión de más de 2.000 metros de longitud. Desde la arqueta de rotura, se construirá una conducción por gravedad capaz de conducir tanto las aguas provenientes de la estación de bombeo de Bergueres (250 litros por segundo), como las de Pola de Siero. El tramo del conductor interceptor tendrá una longitud de 456 metros e incluirá 15 pozos de registro.

La iniciativa, además de con financiación autonómica, cuenta con fondos del Instituto para la Transición Justa.