Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El sudoku vacunal de los Fainberg, la familia de Siero con cuatro hijos que compagina sus vacaciones con el plan de vacunación

El primer pinchazo se lo llevó Sol, de 18 años, integrante de la selección argentina de gimnasia rítmica

Néstor Martínez y Verónica Fainberg (segundo y tercera por la izquierda) con sus hijos Sol, Tomás (detrás), Tiago y Valentina.

Néstor Martínez y Verónica Fainberg (segundo y tercera por la izquierda) con sus hijos Sol, Tomás (detrás), Tiago y Valentina.

“Es un sueño que parecía muy lejano, pero que cada día está más cerca”, proclama Verónica Fainberg, psicopedagoga argentina afincada en Siero y madre de cuatro hijos. Su familia más que numerosa, de seis miembros, se halla un paso más cerca de la protección frente al coronavirus tras el acelerón del programa de vacunación del Principado. Con la mitad del núcleo familiar ya con la pauta completa, Verónica Fainberg y su familia han podido irse de vacaciones sintiéndose un poco más tranquilos. Eso sí, con algunas idas y venidas para no faltar a las citas con los pinchazos.

Tan solo uno de sus hijos, Tiago, de 12 años, sigue a la espera de una llamada para vacunarse. Tomás, de 20, recibió la primera dosis el sábado por la tarde; y Valentina, de 25, estaba convocada para ayer, pero por motivos de trabajo no pudo acudir y la han reprogramado para el 5 de agosto “sin ningún problema”, explica Verónica Fainberg, quien se muestra orgullosa por la forma en la que el sistema sanitario de Asturias está funcionando: “Las citas han sido de un día para otro”.

Sol, con 18 años, fue la primera en completar la pauta. ¿Motivo? Es deportista de alto rendimiento y forma parte de la delegación de gimnasia rítmica de Argentina. Por esta razón, recibió las dos dosis de la vacuna el pasado mayo y ha podido seguir dedicándose en cuerpo y alma a su vocación. Durante los meses de mayor impacto de la pandemia, su familia se movilizó por Twitter para pedir que los espacios deportivos permanecieran abiertos. “Entrena sola. Era completamente injusto que no pudiera hacerlo cuando el riesgo era mínimo”, relata Verónica Fainberg. Y lo consiguieron, el pabellón deportivo de Siero estuvo abierto exclusivamente para que la joven deportista pudiera entrenar y seguir en forma.

En octubre, Sol tiene una cita para el Mundial de Gimnasia Rítmica en Japón. Por eso, en ningún momento la familia ha bajado la guardia respecto a las medidas preventivas. “Siendo una familia de seis miembros, en la que una de mis hijas trabaja de cara al público y los otros estudian, además de mi marido y yo que también tratamos con mucha gente, no habernos contagiado en ningún momento es todo un milagro”, asegura la madre.

Como trabajadora sociosanitaria, Fainberg sabe de primera mano lo que supone estar constantemente alerta. Y como madre de cuatro hijos en edades de amplia interacción social, sabe lo complicado que ha sido y está siendo para los jóvenes vivir estos momentos.

“Siguiendo todas las medidas se pueden hacer muchas cosas”, insiste Fainberg, desde su lugar de vacaciones en el sur de España con su familia. No están todos. Algunos van y vienen. Valentina está trabajando, pero cuenta con poder unirse al resto pronto. Más tranquilos al tener la vacunación encaminada salvo para el más pequeño –a la espera de que se abra el periodo para los asturianos de edades similares–, están desconectados del trabajo durante unos días. “Podemos permitirnos el viaje porque vamos a sitios apartados y en los que prácticamente no tenemos contacto con más gente”, señala la mujer.

A su juicio, “lo que está pasando en Asturias con la vacunación es lo que debería pasar en el resto del país”. La vida no es color de rosa: “Somos una familia con patologías. Uno de mis hijos tiene problemas cardiacos y cuando han tenido que atenderle presencialmente no ha habido ningún problema”. Respecto al incremento de casos y la llamada “ola juvenil”, Verónica Fainberg opina: “Yo lo veo por mis hijos y no entiendo que se esté descontrolando todo. Si uno es consciente de todo lo que sucedió en marzo, se toma las cosas en serio y no hace ninguna locura”.

Compartir el artículo

stats