La tensión sigue en aumento en la zona del Resbalón, en Lugones. En la noche de ayer los vecinos volvieron a sentir “terror” después de que incendiaran una casa abandonada de la calle Conde Santa Bárbara y una máquina de tren que hay en la zona.

Los bomberos tuvieron que intervenir para poder sofocar el incendio y a la zona se desplazaron agentes de la Guardia Civil, preocupados por los últimos incidentes, incluidos varios disparos al aire hace poco más de una semana: “Trataron de requisar la pistola con la que se efectuaron, pero no fue posible”, indican fuentes presenciales.