Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¡Mamma Mia, qué actores!

Un grupo de jóvenes logra el sueño de estrenar en Lugones su primera obra musical, montada en tres semanas

El grupo de actores y profesores

El grupo de actores y profesores

Alejandro Escandón (15 años) nunca había hecho teatro, pero este verano le apetecía probar. Tenía en su cabeza las canciones de Abba y le propuso realizar una versión dramatizada del musical “Mamma Mia!” a la Oficina de Información Juvenil de Siero, que acogió la notica encantada. Para entonces ya tenía un grupo que querían sumarse a la iniciativa.

Así que le pusieron en contacto con Luis Vigil, de “Kamante Teatro”, por su larga trayectoria con jóvenes. Si algo le sorprendió en ese momento a Vigil fue que “un grupo de jóvenes buscase apoyo para realizar un proyecto cultural así”. Y se pusieron manos a la obra.

Arriba, dos jóvenes, durante la representación. Sobre estas líneas, todo el grupo con los profesores de la compañía.

La compañía de teatro comenzó ahí su “trabajo de acompañamiento”, como prefieren llamarlo, con el grupo de actores nobeles. “No me gusta la palabra dirección. Es un acompañamiento, les hemos dado confianza y les hemos dejado volar”, admite Vigil.

Tenían tres semanas para sacar esta obra adelante. El objetivo no era, ni mucho menos, una obra perfecta. Iba más allá. Era facilitar sus habilidades sociales, mejorar la relación con su cuerpo, realizar un trabajo de apoyo y lograr un grupo colaborativo.

La representación de “¡Mamma Mia! El Musical de Lugones” puso el broche al taller teatral y se pudo disfrutar ayer al mediodía en el auditorio del Centro Polivalente de Lugones, donde familiad y amigos arroparon al elenco.

Representación de una escena de “¡Mamma Mia! El Musical de Lugones”. Myriam CANAL

La obra “fue fabulosa”, a pesar de ser la primera vez de muchos de los actores –una decena de jóvenes entre 14 y 18 años– en el teatro, de las bajas de última hora y del poco tiempo del que dispusieron. Alejandro Escandón describe la experiencia como “maravillosa” y “la repetiría mil veces”. Como apuntaba Luis Vigil, estos jóvenes han dado una lección a los adultos: “Si se reúnen los esfuerzos en un objetivo común, se consigue”.

Es digna de admirar la capacidad de trabajo, entrega y la madurez. Tenían tantas ganas, cuenta Vigil, que siempre llegaban antes a los ensayos. Si quedaban a las 11, ellos se presentaban a las 10.30. La semana antes, incluso pidieron ensayar más días. “Venían muy interesados, y conseguimos esa locura. Tenían un respeto absoluto por el trabajo”, señalaba Vigil.

Representación de una escena de “¡Mamma Mia! El Musical de Lugones”.

“Estamos muy contentos, sorprendidos y emocionados. Nos lo pusieron tan fácil”, insiste Luis Vigil, que solo tiene palabras buenas para sus alumnos. El sentimiento es correspondido: “Eran comprensibles, amables; os mejores directores que nos podían haber tocado”, respondía Escandón en alusión a los profesores de la compañía de teatro: Luis Vigil, Ici Díaz y Enrique Dueñas.

“A estos no los para nadie. Si esta es la generación que viene, bienvenida sea”, exclama Luis Vigil.

decoration

Lo que está claro es que este tipo de iniciativas “cargan de energía” al ver que hay esa frescura e interés, especialmente por parte de los más jóvenes, después del covid-19 y de lo que sufrió la cultura. “A estos no los para nadie. Si esta es la generación que viene, bienvenida sea”, exclama Luis Vigil.

Fueron muchos los que al final de la obra se acercaron a preguntar “cuándo volvía a empezar”. Alejandro Escandón tiene algo claro: el año que viene quiere repetir y “haré todo lo posible para que salga”.

Compartir el artículo

stats