Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El gobierno sierense prevé cesar al jefe de Policía tras avivarse el conflicto en el cuerpo

El Ejecutivo local “ha perdido la confianza” en José Manuel Fernández por la situación derivada de las bajas laborales y su “acercamiento” al SIPLA

Policías locales, en la entrada del Ayuntamiento de Siero

Policías locales, en la entrada del Ayuntamiento de Siero

Los días de José Manuel Fernández como Comisario Jefe de la Policía Local de Siero parecen estar contados. Fuentes cercanas al gobierno local confirman que el concejal de Seguridad Ciudadana, Víctor Villa, solicitó hace varias semanas su cese al alcalde, Ángel García, que concederá esta petición por una “cada vez más agravada pérdida de confianza” en la labor del mando. Hacer efectivo el cese es “cuestión de días”, indican las mismas fuentes.

Tras la toma de la decisión del cese se encontrarían dos motivos fundamentales. Uno, la situación y problemas de gestión derivados del elevado número de bajas laborales entre los agentes, que en los últimos dos meses habría venido sobrepasando el 20 por ciento de la plantilla. Otra razón de fondo sería el “acercamiento” de Fernández a la rama mayoritaria del cuerpo, afiliada al sindicato policial SIPLA, que mantiene una guerra abierta con el Alcalde desde hace dos años.

Actualmente, habría ocho agentes con situaciones de bajas laborales, según fuentes próximas al Ejecutivo. El gobierno local ha hablado en varias ocasiones de “absentismo” en el seno de la Policía local. Un extremo que niegan los representantes del sindicato SIPLA, que refieren que existe “hostigamiento” hacia ellos. Estos apuntan a que el cuadrante de trabajo “no está funcionando y no refleja la realidad del cuerpo, porque según el oficial, ahora mismo no habría ninguna baja”.

El cese de Fernández supondrá un duro golpe para el sindicato mayoritario, que lo considera una “sorpresa, pues se trata de una persona imparcial, que viene del cuerpo Nacional y es un profesional con trayectoria”. “¿Cuántos comisarios van a hacer falta?”, se preguntan desde el sindicato, que teme la posibilidad de que su sustituto definitivo pueda ser el actual jefe en funciones, Fidel Fernández, que durante largos años fue el portavoz del sindicato CSIF, encabezando la oposición al SIPLA y al anterior comisario José Enrique Fernández.

Hace casi dos años que estalló la guerra entre los agentes afiliados al sindicato mayoritario del cuerpo, el SIPLA, y el gobierno municipal, especialmente con el Alcalde, el socialista Ángel García. Un tiempo marcado por acusaciones cruzadas de sostener conductas irregulares, en la que ya se cesó a un jefe. Ahora, de darse el segundo cese como está previsto, se produciría un nuevo vuelco en la gestión del cuerpo.

Los últimos conflictos estallaron públicamente con la protesta de los agentes para reclamar mejoras y se avivaron con las críticas municipales acerca de la falta de asistencia a su trabajo de manera injustificada, además de otros problemas relacionados con las horas extra de más.

Pero el origen del desencuentro es bastante anterior. Hubo siempre tensiones, algunas a partir de decisiones acerca de los ascensos a la jefatura de la Policía local, aunque no trascendían. Hasta 2009. Por entonces, José Enrique Fernández llevaba tres años como Comisario Jefe y surgió un blog en el que, según se denunció entonces, se habrían producido injurias a varios concejales de la Corporación sierense.

Fernández fue a declarar, Ángel García –por entonces edil de Personal– también y un agente fue condenado. Durante la vista, el actual jefe en funciones, Fidel Fernández fue una de las personas que declaró en defensa del compañero condenado.

El juicio ya enrareció el ambiente y provocó problemas entre agentes; se llegó a romper hasta en cuatro ocasiones el fichero ubicado a la entrada de las dependencias policiales. Así, empezó aquella etapa en la Policía Local de Siero.

Por un lado, Ángel García reclamó entonces sin éxito el cese del Comisario Jefe y la relación con el cuerpo ya nunca fue buena. Por su parte, Fidel Fernández se separó del SIPLA tras el juicio, fundando su propia sección sindical del CSIF, a la que se sumó el agente condenado y otro pequeño grupo, muy minoritario frente al otro sindicato. Su objetivo, conseguir la salida del Comisario Jefe.

Mientras, los enfrentamientos entre agentes de ambas facciones se sucedieron: informes por falta de disciplina y bajas psicológicas, entre otras cosas. Una lucha constante en la que los representantes del CSIF no dejaron de denunciar irregularidades en la gestión del cuerpo. Precisamente, absentismo injustificado, vacaciones y horas extra de más.

El SIPLA optó por comenzar a manifestarse contra el Alcalde. La situación se enrareció más y acabó en la salida de la jefatura de José Enrique Fernández. Ahora, la historia se repite y el gobierno local deberá buscar un tercer jefe para el cuerpo en un momento que vuelve a ser de gran tensión entre parte de los agentes y el gobierno local.

Compartir el artículo

stats