Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Berrón se moviliza por su centro de salud: "Nos dicen que no hay médico; esto no puede ser"

Casi un centenar de vecinos se concentran frente al ambulatorio y el ejemplo de la dejadez llega a las vacuna, con una nevera estropeada desde mayo y sin arreglar

Los vecinos, en protesta ante el centro de salud, arropando al médico Carlos Fernández.

María Jesús Díaz tiene 73 años y desde los 52 lleva frecuentando el centro de salud de El Berrón. Tuvo dos infartos, por eso, las visitas a la atención primaria son frecuentes. “Tengo muchos achaques y me dicen que no hay médico. Yo vengo de un pueblo, Caballeros, que me cuesta 20 euros y mi pensión es pequeña” relata, a la puerta del ambulatorio donde esta mañana se concentraron casi un centenar de vecinos para reivindicar mejoras en la atención primaria: “Hay veces que se queda un solo médico para 6.000 cartillas” protestó, también, la portavoz del PP, Beatriz Polledo, que se sumó a las quejas de los vecinos.

Carlos Fernández, uno de los tres médicos que están en el centro de El Berrón también salió ayer a la puerta para manifestar sus quejas. Su testimonio ya fue recogido hoy por LA NUEVA ESPAÑA e insistió en sus palabras: “Estamos citando a 70 personas a diario, cuando el máximo son 43 -según lo regulado- y para tener una atención de calidad deberían ser entre 30 y 35”.  Ahora mismo “son muchas las probabilidades de que uno se quede solo frente al peligro” entre vacaciones, descansos y bajas.

“Hay listas de espera que nunca han sido vistas. Nunca vi la atención primaria tan mal como la veo ahora, en mis quince años en el ambulatorio de El Berrón”, relata el doctor. Sus pacientes, cuando hace acto de presencia, le aplauden: “Un día se va a cansar de atendernos a todos. Lo que tiene que hacer Sanidad es cumplir con las bajas y las sustituciones” afirma, contundente, a la puerta del ambulatorio Antonio Martín.

Beatriz Polledo aplaude al doctor Carlos Fernández, junto a los vecinos de El Berrón I.G.

El paciente, de 73 años, expone su caso particular. Hasta ahora nunca había necesitado demasiado ir al médico pero hace varios meses se empezó a encontrar mal y enfermó, contó, mostrando los papeles del diagnóstico en la mano. Con una sonda puesta, señala que es imposible que le hagan un diagnóstico por teléfono o un seguimiento de su enfermedad si las citas son tan espaciadas en el tiempo. Y ahora que su médica se va de vacaciones teme que la situación se agrave o que nadie le facilite la medicación: “Si esto no mejora nos iremos todos al foso”, comenta en nombre de todos sus vecinos.

El centro de El Berrón además de atender al cuarto núcleo más poblado de Siero, también responde a la demanda de las parroquias rurales vecinas y las residencias geriátricas de la zona. “La pandemia no puede ser la excusa para todo. Los vecinos tienen derecho a una atención primaria de calidad”, resaltó Polledo, señalando la necesidad de reforzar esta cuestión en los presupuestos al próximo año e instando al presidente del Principado de Asturias, Adrián Barbón, a que se haga cargo.

También hizo mención a un “plan de desburocratización” que “no está funcionando” y a unas condiciones de trabajo “lamentables” que no incentivan que los médicos se queden en la región: “La sanidad asturiana, la gran joya de la corona, está hecha unos zorros. Hay muchos médicos de familia que están pisando moqueta, como se suele decir, mientras que aquí están desbordados”.

Además hizo hincapié el papel del Alcalde de Siero, Ángel García. En el próximo pleno, según anunció, el PP local presentará una moción en relación a este asunto. “Debería ser quien estuviera liderando una cuestión tan importante como esta, en vez de estar todos los días en los juzgados”, recalcó

Y, como colofón, el médico de El Berrón relata una anécdota: la nevera de las vacunas se les estropeó en mayo. Avisaron a la administración. Cuando comenzó la campaña de la gripe aún no se había reparado. Esto fue a principios de noviembre, aunque los problemas, según dictamina Polledo, ya vienen desde el mes de septiembre. “Es increíble que esté ocurriendo esto”, señala el doctor. 

Compartir el artículo

stats