Un hombre se enfrenta a cuatro años de cárcel por ayudar a un amigo a suicidarse, en una retorcida maquinación que podría llevar implícita que acusaran a algún inocente de su muerte. Aunque en esos pormenores no se mete la Fiscalía de Asturias. Lo que sí ha concluido la Fiscalía, en su escrito de acusación provisional presentado en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 3 de Siero es que le ayudó consiguiéndole una escopeta con la que finalmente el hombre se mató.

El suceso ocurrió en septiembre de 2019, en Xixún, y provocó una detallada investigación de la Guardia Civil; según el relato que hace la acusación pública, el detenido -de 58 años- entabló amistad con un hombre que le reconoció que deseaba suicidarse "debido a su difícil situación personal y económica, y le pidió que le ayudase a hacerlo". El acusado consintió en ello y se puso en contacto con un conocido para que le dejase una escopeta de cañones recortados que este poseía.

El poseedor del arma -a la fiscalía no le consta que conociera el uso que el acusado pretendía dar al arma-, estuvo conforme con ello, y el 28 de septiembre de 2019, sobre el mediodía, le entregó al acusado en Oviedo una escopeta de cañones yuxtapuestos recortados marca Gárate y Mendibe, del calibre 36, en eficaz estado de funcionamiento, con la culata y los cañones recortados.

Con el arma en su poder, se citó con el amigo y ambos estuvieron juntos por diversas localidades de la zona central de Asturias hasta que, sobre las 3:45 horas del 29 de septiembre de 2019, se trasladaron al camino asfaltado que une la carretera AS-246 con la población de Mudarri (Siero). El lugar está a unos 70 metros del domicilio del suicida, en Xixún. Allí, utilizando un cartucho adquirido días antes por alguno de los dos implicados, ya que la Fiscalía no puede concretar quién lo hizo, efectuó un disparo que le causó la muerte.

A continuación, "el acusado recogió el arma y abandonó el lugar", explican desde Fiscalía. Posteriormente devolvió la escopeta a su propietario, que a posteriori de todo esto fue condenado por un delito de tenencia ilícita de armas. 

El fallecido tenía tres hermanos que no reclaman indemnización ninguna, y tres hijos.

La Fiscalía ha articulado su acusación en base a considera que los hechos constituyen un delito de tenencia ilícita de armas prohibidas y con otro delito de cooperación al suicidio, Y por ello se solicita al juez que se condene al acusado a 4 años de prisión e inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, así como el abono de las costas del juicio y comiso de la escopeta.

Te puede interesar:

En concepto de responsabilidad civil, el Ministerio Fiscal solicita que el acusado indemnice a cada uno de los hijos del fallecido con 25.000 euros, más los intereses legales correspondientes.

Cabe recordar que el fallecimiento de este vecino de Siero originó una ardua investigación de la Guardia Civil ya que inicialmente parecía que había indicios de que podía ser una muerte provocada por terceros. El cuerpo sin vida lo encontró una persona que iba a trabajar, pasadas unas horas del suceso, y fue quien dio aviso a la Guardia Civil.