Suscríbete

La Nueva España de Siero

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un camino entre pucheros

Comida con vistas al campo y la mina en Siero: Julio Menéndez convierte su casa en un restaurante donde revisa platos asturianos

Julio Menéndez regenta La Raíz 15, una casa de comidas donde prioriza los productos locales y asturianos, y donde realiza una cocina con toque personal sobre una base de platos tradicionales

El cocinero Julio Menéndez, "Julín La Raíz", a la entrada de su casa de comidas.

Al principio llegar hasta la casa de comidas La Raíz, 15, número de la casa natal del cocinero Julio Menéndez, “Julín La Raíz”, como todos le llaman, no puede parecer fácil pero cuando él lo explica con claridad meridiana supera a cualquier GPS de última generación: “Tú pon que La Raíz está entre Tuilla y Carbayín Alto (Siero), y ya está”, dice mientras muestra cómo ha convertido estancias de la casa familiar, como el lugar donde se ahumaban los chorizos o donde se hacía la sidra, en querenciosos, pequeños y singulares comedores, decorados con gusto, calidez y muchos guiños a la Asturias rural de la que él forma parte y se siente orgulloso. La Raíz es una aldea de la parroquia de El Cuto (Siero).

Uno de los rincones de su casa de comidas La Raiz, 15. Ana Paz Paredes

Es imposible no perder la mirada en sus ventanales por donde entra, al comedor, buena parte del valle del Candín y su historia minera. Desde allí se ve el pozo Terrerón y, un poco más atrás, El Mosquitera. Como él explica con una mirada no exenta de melancolía, pues su padre fue minero, “en este paisaje se mezcla la Asturias rural y la Asturias industrial”, señala. Y al rato recuerda, también, a las mujeres de la familia, que le legaron la querencia por la cocina hecha con tiempo, con cariño y con sabiduría. "Mi madre, mi tía y mi abuela eran cocineras y daban bodas, eran guisanderas auténticas. Yo recuerdo que al acabar el BUP no sabía bien que hacer y me decidí por la cocina, por la hostelería. Empecé a estudiar y me atrapó por completo", explica el cocinero asturiano.

Bacalao confitado sobre crema de pisto y guindillas verdes. Ana Paz Paredes

Julio Menéndez se formó en la Escuela de Hostelería en Gijón. Durante ese tiempo conocería a Nacho Manzano, reciente premio Nacional de Gastronomía; dos estrellas Michelín y tres Soletes Repsol, quien le ofreció ir a trabajar con él los fines de semana a su restaurante, Casa Marcial, en Arriondas. "Allá me fui encantado. En principio los fines de semana y al final iba más allí que a la escuela. Siempre fue un hombre muy sencillo, muy auténtico. No tiene dobleces. Aprendí mucho con él", señala este cocinero que no tiene más que palabras de admiración y de cordialidad hacia Manzano.

Uno de los detalles con encanto que decoran las paredes de La Raiz,15

Uno de los detalles con encanto que decoran las paredes de La Raiz,15 Ana Paz Paredes

Tras nueve años en Arriondas finalmente Julio Menéndez decidió independizarse y, durante unos años, dirigió su propio catering. "Daba servicios de comidas y de todo tipo de eventos. Incluso acudía a algunos de ellos. Después llegó la pandemia y, supongo que como le pasó a mucha gente, ese tiempo me sirvió para pensar a hacer algo distinto. Fue cuando decidí abrir la casa de comidas en mi propia casa natal. Mi madre, la verdad, al principio alucinaba", explica sonriendo. Ese deseo se hizo realidad, con éxito, el pasado 24 de junio.

Pitu caleya con arroz, una de sus especialidades. Ana Paz Paredes

Abre todos los días y, en fin de semana, ofrece un menú degustación con dos entradas, un primero, un segundo y postre. Entre algunos de los platos, que va variando, ahí están el pote o la fabada con su compango casero; tortinos de maíz rellenos de picadillo y queso Vidiago, croquetas caseras, revuelto de pisto asturiano sobre tortín de maíz suflado; canelones de ternera estofada sobre su salsa, bacalao confitado sobre crema de pisto y guindillas verdes o secreto de asturcelta con salsa de mostaza. Entre los postres se pueden citar, por ejemplo, la manzana de hojaldre sobre crema inglesa; milhoja crujiente de mango y nata, flan de avellanas con helado de frambuesa o la tarta de la abuela 2.0.

El comedor, decorado con calidez, y con un enorme ventanal al paisaje. Ana Paz Paredes

En Nochebuena da comidas y cierra para cenar en familia mientras que en Nochevieja abre todo el día, ofertando una cena especial para el 31 de diciembre. En concreto el menú de la cena de Nochebuena está compuesto por paté de pescados de roca con salmón marinado/sopa de pescados y mariscos; merluza asada rellena de marisco, cabritín de Ponga guisado con patatinos y milhoja crujiente de turrón con sus contrastes. El precio por persona es a 30 euros. Tanto este menú como el de Nochevieja se pueden encargar para llevar.

aparedes@epi.es Ana Paz Paredes

El número de comensales, contando con la zona de terraza que se asoma a un paisaje interminable y donde comer con buen tiempo es un lujo, es de 37. Sin la terraza, y en el comedor interior, es de 18 personas máximo, por eso es imprescindible llamar y reservar en el 633917830.

Paisaje desde una de las ventanas de la casa de comidas La Raíz, 15. Ana Paz Paredes

Compartir el artículo

stats