Suscríbete

La Nueva España de Siero

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La intrahistoria del empate en La Rosaleda: el gol de “Pedrín el de la Pola” al Sporting

El analista del Málaga trabajó con Ramón el tiro de la igualada ante la previsión del cerrojo rojiblanco

Pedro García, en un entrenamiento del Málaga. | MCF

Fue una de las imágenes del partido del Sporting de Gijón en La Rosaleda. A tres minutos del final, Ramón, centrocampista del Málaga, empató el encuentro y se fue corriendo a su banquillo para dedicar el tanto que acababa de hacer. ¿El elegido? Un asturiano, Pedro García, analista del conjunto de Martiricos. ¿El motivo? Agradecer a “Pedrín el de la Pola” su insistencia para hacerlo posible. Él había sido el ideólogo de la jugada que permitió sumar un punto a los locales y evitó la victoria rojiblanca.

Pedro García (Pola de Siero, 1989) tuvo una intuición y la compartió con Ramón durante la semana. El Málaga preveía que el Sporting se metería atrás durante muchos minutos y la imagen de los gijoneses durante eliminatoria de Copa, ante el Villarreal, no hizo más que confirmar los informes. La tendencia de los rojiblancos a atrincherarse en su área, especialmente como visitantes, habitualmente en los minutos finales, obligaba a ensayar alternativas para torpedear la muralla. La fórmula: insistir con los disparos a media distancia.

Ramón es uno de los futbolistas del Málaga con mejor golpeo. Canterano del conjunto andaluz, las lesiones han frenado su progresión durante los últimos meses. Unos problemas en un codo y un hombro. Recaídas y alguna duda. El Málaga, al igual que hace el Sporting, trabaja mucho con vídeos individuales para intentar buscar la mejoría de los futbolistas mostrándoles detalles de situaciones de partidos. Ramón sabía que Babin y compañía se iban a parapetar. Armó la derecha e hizo imposible la estirada de Mariño.

El gol de “Pedrín el de la Pola” al Sporting Ángel Cabranes

Pedro García es desde siempre “Pedrín el de la Pola” por convicción y orgullo de él mismo, ya que lleva Pola de Siero marcado como una seña más de su identidad. También en Málaga. Allí llegó este verano de la mano de José Alberto López, que le fichó para su cuerpo técnico ya la pasada temporada, cuando inició su etapa en el Mirandés. El exrojiblanco Pablo Álvarez, segundo entrenador y mano de derecha de Jose Alberto en La Rosaleda y Anduva, fue el primero en recomendarlo a través de otros dos exjugadores con pasado en el Sporting que ya le conocían: Pablo Amo y David Villa.

“Pedrín” es joven, pero tiene mucho vivido en el fútbol. Hijo de Urbano García, “Bani”, exjugador del filial del Sporting y uno de los futbolistas de la época dorada del Siero, fue ojeador de las categorías inferiores del Madrid antes de probar suerte en China, en la cantera del gigante Guangzhou Evergrande. Allí conoció a Pablo Amo, que le ofreció trabajar en el desarrollo de una academia en Australia. Con él se fue para después hacer las maletas de nuevo y convertirse en el jefe de la cantera, entrenador del filial y asistente del primer equipo del Kitchee, con el que levantó todos los títulos de Hong Kong. El siguiente paso fue recibir una nueva llamada de Pablo Amo para trabajar en las categorías inferiores de la Federación Española de Fútbol, el trampolín previo a su actual labor en el único banquillo asturiano de la Segunda División.

Compartir el artículo

stats