El nuevo plan para mejorar las telecomunicaciones y la conectividad en Asturias actuará en algo más de 9.000 zonas de la práctica totalidad de concejos. El programa de Universalización de Infraestructuras Digitales para la Cohesión (Unico), que persigue completar los planes de despliegue de la banda ancha que se están desarrollando desde 2019 en Asturias y reducir la brecha digital, especialmente en la zona rural, fue presentado ayer en Siero, donde el consejero de Ciencia, Innovación y Universidad, Borja Sánchez, se reunió con el alcalde, Ángel García.

Ambos han visitado la localidad de Pañeda Nueva, uno de los pueblos que recibió fibra óptica el pasado año. Siero es uno de los concejos con más zonas recogidas en el nuevo programa Unico, con algo más de 770 puntos de actuación, que suponen algo más de 2.700 viviendas dispersas por todo el municipio. Una vez finalicen todos los planes de despliegue, casi el cien por cien de la población contará con cobertura de banda ancha.

 El programa contará en Asturias con una inversión global de 24 millones –la mitad como subvención a través del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia- y ha sido adjudicado a la compañía Telefónica. El objetivo es mejorar el acceso y velocidad de internet en los hogares y empresas asturianas y en las localidades donde todavía tienen zonas blancas (con baja conexión) y superar los 100 Megabytes de velocidad. Los últimos Planes de Extensión de la Banda Ancha (PEBA), aún en ejecución, llegarán al 97% de la población una vez que culminen, mientras que este nuevo programa Unico aspira a acercarse al cien por cien en todos los municipios donde sea posible.

El alcalde de Siero, Ángel García, a la derecha, junto al consejero Borja Sánchez.

 Según el Principado, el cambio de criterio del ministerio a la hora de medir los puntos donde se actuará –ahora se utiliza el registro del catastro, no las unidades inmobiliarias, y no se habla de localidades, sino de zonas- complica la tarea de conocer al detalle y con precisión las actuaciones. El ministerio fija para Asturias cerca de 57.000 referencias catastrales situadas en zona blanca, si bien en muchos casos se trata de inmuebles o zonas sin habitantes. Esos puntos donde está previsto el despliegue de fibra óptica se distribuyen en 9.400 áreas dispersas por casi todos los concejos asturianos.

El número de puntos susceptibles de actuación varía mucho en función de los concejos, ya que en muchos casos ya cuentan con un amplio despliegue de banda ancha de los anteriores planes, como Navia, Valdés, Vegadeo o gran parte del occidente.

Un momento del acto celebrado en Pañeda Nueva.

 Entre los municipios en los que se incluyen más zonas susceptibles de extender la fibra óptica, además de Siero, se encuentra Villaviciosa, con más de 1.300 puntos de referencia incluidos; Cangas del Narcea, con 652; Llanera y Laviana, con más de 400; o Llanes, con 385.

 “Se trata de hacer con este plan un barrido fino de lugares que no entraron en anteriores planes de extensión de la banda ancha y donde podría desplegarse fibra óptica”, ha explicado el consejero.

 No obstante, Sánchez recuerda que la fibra no es la única opción de conectividad y en muchos casos ni siquiera una posibilidad. “Para las localidades que después de la ejecución de todos los planes en marcha queden aún con escasa conectividad tendremos que buscar otras soluciones, como la conectividad por satélite o aprovechar la 5G”, indicó.

 La superposición de los planes desarrollados en los últimos años junto con el nuevo programa del ministerio Unico sitúa la conectividad por banda ancha en Asturias cercana al cien por cien de la población. Ese es al menos el objetivo final. Quedan fuera de todos los programas algo más de 800 viviendas en zona blanca en toda la comunidad.