Suscríbete

La Nueva España de Siero

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El precio del alquiler se dispara en la Pola: “Los pisos de 390 euros al mes ya rondan los 500”

Las inmobiliarias señalan que la tendencia al alza se inició hace poco menos de un año y que tiene que ver “con la escasa oferta y la alta demanda”

Edeleine López, a la puerta de su inmobiliaria en Pola de Siero. | A. I.

El mercado inmobiliario se está moviendo en Siero, con un constante incremento anual en el número de promociones de nueva construcción. A la par, en el alquiler, los precios también están subiendo. Y lo hacen de forma importante. Así lo apuntan desde las inmobiliarias, que observan que los precios han escalado por encima del 10% en la mayoría de los casos.

“Los pisos de dos habitaciones que antes tenían una renta de unos 390 euros mensuales, ahora están ya rondando los 500 en muchos casos”, revelan los profesionales del sector. Una de ellas es Edeleine López, que dirige una inmobiliaria junto al Ayuntamiento. “Llevamos viendo una clara subida de los precios de alquiler desde hace unos nueve meses”, apunta.

El ejemplo típico es un piso en la Pola de dos habitaciones, con plaza de garaje y trastero, que antes se situaba en unos 390 o 400 euros y que ahora puede llegar a subir hasta cien euros más al mes. “Y la verdad es que se alquilan sin problema”, asevera López.

La demanda es tal “que hay pisos que no llegamos a sacarlos ni a la web”, reconoce la directora de la inmobiliaria. Hace referencia a la escasez de oferta e indica que “lo que más se está pidiendo son viviendas con tres habitaciones”.

Los precios de compra se mantienen estables y se incrementa la venta de parcelas

decoration

No duda López de que la subida en los precios del alquiler es “una tendencia que se está extendiendo desde las grandes ciudades”. El otro fenómeno, “el de la emancipación”, lo explica por la pandemia. “Tenemos, sobre todo, dos tipos de clientes. Por un lado, jóvenes que después del confinamiento parece que quieren tener su espacio propio y, por otro, gente que viene de la zona rural”, resume.

Mientras el alquiler va para arriba, las ventas se mantienen más o menos estables en precio. “En el caso de nuestra agencia, se nota que subió la venta de fincas y de viviendas rústicas en los alrededores de la Pola”, señala López. El precio del suelo, según detalla, no es alto, “Ninguna parcela superó los 40.000 euros, a excepción de una que era de lujo”, indica la profesional del sector.

Respecto a las plazas de garaje, apunta que en la Pola “hay muy poca oferta, la demanda es escasa y el precio suele estar estable entre los 50 y los 60 euros”.

Las impresiones son similares en otra de las inmobiliarias de la localidad, dirigida por Germán Fernández. Coincide con López en observar un incremento en el precio de las rentas, aunque sitúa el inicio de esta tendencia “tras la primera ola de la pandemia”.

Subraya el profesional del sector que “hay muy pocos pisos en alquiler y mucha gente que muestra interés por ellos”. De ahí el incremento que cifra “entre un 5 y un 10%”. Indica que, ahora mismo, “un piso de dos habitaciones está, más o menos, en los 450 euros”.

A su parecer, “se incrementaron también las ventas, pero eso no se tradujo en aumento de precios”. Ahora mismo, “dependiendo de su estado, un piso con dos habitaciones en la Pola ronda más o menos los 90.000 euros”, explica el profesional. Tampoco observa Fernández que en la capital sierense haya especial interés por el alquiler de garajes. “Es un mercado que no se mueve”, apostilla.

La que también funciona muy bien en el municipio es la vivienda de nueva construcción. Las promociones, especialmente en Lugones y La Fresneda, se suceden y la práctica totalidad de las viviendas suelen venderse antes de que se inicie siquiera su construcción. De esta manera, el sector inmobiliario continúa haciéndose fuerte en Siero, municipio que crece, en gran medida, gracias a la vuelta de la fiebre del ladrillo.

Compartir el artículo

stats