El arreglo de la carretera SI-8 (Pola de Siero-Bendición) por fin se hará realidad. La actuación en una de las vías más transitadas del concejo tendrá un coste de 963.912 euros y un plazo de ejecución de siete meses. Las obras contarán con fondos europeos y estarán cofinanciadas por el Principado. Se trata de una actuación muy reclamada por los vecinos de localidades como Valdesoto o Carbayín, hartos del mal estado del firme, especialmente en la parte inicial del trazado desde Pola de Siero.

Fuentes de la Consejería de Medio Rural explican que la actuación consiste en una puesta a punto integral de la carretera. En esta rehabilitación se incluye una nueva capa de rodadura, la limpieza de las cunetas y la renovación de la señalización vertical y horizontal.

El inicio de las obras no es inminente. La previsión del Gobierno regional es que en los próximos días pueda abrirse la licitación para determinar qué empresa realizará la mejora en el trazado. Socavones, suciedad y mal drenaje son los principales problemas que relatan los que transitan por esta vía a diario. Las quejas se han repetido durante años, mencionando también que los “parches” que se fueron realizando no solucionaron el problema.

Los tramos más conflictivos se sitúan justo al pasar el campo de fútbol de El Bayu, en Pola de Siero, donde comienza la carretera, y en el encadenado de curvas que lleva a la localidad de Valdesoto y, luego, a Bendición. En la parte inicial del trazado, saliendo de la capital del concejo, preocupan los numerosos baches, la suciedad de la vía e incluso la falta de guardarraíles en tramos de importante peligrosidad. El principal motivo del deterioro es el tránsito de camiones de gran tonelaje, cargados de materiales arenosos, que tras años pasando a diario por el lugar provocaron socavones, hundimientos y generaron suciedad importante en la calzada, reduciendo el agarre para el resto de vehículos.

Más arriba, ya en las proximidades de Valdesoto, el mayor problema pasa a ser la estrechez de la vía, afectada además de numerosos baches y zonas de firme irregular. Algunos vecinos llegaron a solicitar que se cambiara el trazado, sustituyendo las curvas por una recta a través de varias fincas.

Esta última opción no se ha abordado por el momento.