El equipo de intervención técnica de apoyo a la familia (EITAF) de Siero atendió en 2021 a un total de 159 menores, según los datos del balance anual presentados ayer, en el que destaca el aumento del número de expedientes, pues el ejercicio anterior se trataron 143 casos. La edad media de los usuarios fue de 10 años.

El alcalde de Siero, Ángel García, y la concejala de Políticas Sociales y Atención a las Familias e Infancia, Ana Rosa Nosti, desgranaron las conclusiones de la memoria anual del servicio. En total, este recurso del Ayuntamiento atendió a 90 familias que sumaban los 159 menores a cargo que fueron objeto de atención. Por sexos, un 47 por ciento fueron niños y 53 por ciento niñas.

Se han incrementado los problemas psicológicos en padres y menores, así como los casos de violencia de hijos hacia padres. El perfil de las de las familias atendidas es de clase social media: en un 70 por ciento los ingresos provienen del trabajo de algún miembro de la familia y no dependen de ayuda externa. Respecto a los casos, el 30 por ciento fueron relacionados con separaciones altamente conflictivas y un 20 por ciento por incapacidad de los padres para controlar la conducta del menor. El problema de absentismo, señalan los datos del balance, no es un dato significativo, pues no llega al 8 por ciento.

El Alcalde quiso agradecer la labor realizada por las técnicas responsables de servicio. Hacen una labor muy importante en favor de los niños y adolescentes, “que son uno de nuestros pilares”, recordó García. Respecto a las situaciones más recurrentes y frecuentes que atiende el servicio, de separaciones altamente conflictivas, la educadora Marisa Alonso aseguró que llegan a afectar mucho a los menores y hay casos graves.

El Ayuntamiento de Siero cuenta con un equipo de intervención técnica de apoyo a la familia desde 1997 y se compone de dos personas: una psicóloga y una educadora. Se presta especial atención al daño emocional y psicólogo que padecen muchos de estos menores, destacan desde el Consistorio.