Los vecinos de Muñó integrantes de la recién fundada Asociación de las Viejas Escuelas están más cerca de conocer la historia de esta singular edificación. El estudioso de la historia José Manuel Rodríguez, a petición del colectivo, ha realizado una investigación que le lleva a determinar –a falta de hallar documentos oficiales– que fue Juan Miguel de la Guardia, importante arquitecto, funcionario municipal en el Ayuntamiento de Oviedo y diseñador de más de seiscientas edificaciones quien realizó el proyecto, lo que le daría “un valor especial”.

La idea de Rodríguez es que fue un sobrino del indiano Cesareo Vigil que fue médico en la Pola y vivió en Nueva York, Damaso Suárez, quien solicitó a su tío que promoviera la edificación. El emigrante acabó pagando 30.000 pesetas, casi el doble de lo presupuestado inicialmente, para erigir el edificio inaugurado en septiembre de 1906. La duda que quedaba a día de hoy era saber quién fue el arquitecto encargado. Por la época, las relaciones de Vigil en Estados Unidos y, especialmente, por las semejanzas estéticas con otras construcciones, el experto indicó ayer a los vecinos de la localidad sierense que el autor debió ser De la Guardia, “un arquitecto de grandísima importancia” y padre del ensanche moderno de Oviedo.