Suscríbete

La Nueva España de Siero

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Siero aprueba el proyecto de la gran nave de frío de Bobes, una inversión de 4,5 millones

La Junta de Gobierno local informa favorablemente la licencia de obra y apertura del almacén frigorífico para una cadena de supermercados

Parcela del polígono de Bobes que acogerá la gran nave frigorífica de Alimerka y en la que se han realizado trabajos de movimiento de tierras. | P. T.

La Junta de Gobierno local de Siero informó ayer de modo favorable la licencia de obra y apertura de la gran nave con destino a almacén frigorífico que Alimerka va a levantar en el polígono industrial de Bobes. La inversión que va a realizar la empresa para esta instalación superará finalmente los 4,5 millones de euros. Resta que ahora el Principado le dé luz verde definitiva, pues el proyecto debe pasar el trámite ambiental correspondiente a un equipamiento de estas características.

El inmueble será otro gigante de Bobes: tendrá una altura de algo más de diecienueve metros. Es similar a la del centro logístico que la multinacional de la logística Amazon ya ha edificado en la misma zona industrial sierense, aunque algo inferior. El inmueble de la compañía americana se eleva por encima de los veintidós metros.

Esta gran nave frigorífica de Alimerka se instalará en la primera fase del polígono de Bobes y la iniciativa se desarrollará sobre una extensión total de algo más de diez mil metros cuadrados (resultado de unir dos parcelas, las número 78 y 79). La superficie construida con la que contará el futuro edificio será de más de cinco mil metros.

La empresa que desarrolla la obra de movimiento de tierras en la zona ya inició esos trabajos preliminares para los que existía otra licencia previa hace varias semanas, como podía comprobarse en una visita a la zona.

Permiso autonómico

Ahora, una vez obtenido el informe favorable de la Junta de Gobierno local de Siero para obra y apertura de la instalación frigorífica, tal y como figura en el orden del día de la sesión, que es público, resta el permiso autonómico para que pueda comenzarse la edificación. Esta es una de las inversiones de relevancia en el polígono de Bobes, espacio cuyo desarrollo está llamado a ser otro de los motores de un concejo que ya goza de una gran pujanza económica. Bobes, con más de un millón de metros cuadrados de suelo, tiene en comercialización la primera fase, en la que ya se ha vendido o reservado un 40 por ciento del total disponible (cuenta con una superficie bruta de algo más de 500.000 metros, pero 121.552 deben destinarse a viales, 43.686 metros a zonas verdes y casi 10.500 a dotaciones).

La segunda fase, que suma 243.560 metros brutos, fue adquirida en su totalidad por Amazon para su centro de servicio a la zona Noroeste de España y Portugal. Resta la puesta a disposición de la tercera fase, una vez que además el Principado ha aprobado más de 23 millones para desdoblar el tramo entre Bobes y San Miguel de la AS-17, vial clave para las conexiones del polígono.

“Merece la pena esforzarse por la creación de empleo”, destaca el Alcalde

El Ayuntamiento de Siero trabaja con protocolos internos para favorecer y agilizar el desarrollo de proyectos empresariales. Porque no solo valora que una compañía que se implante en un momento determinado, sino el movimiento económico que genera a su alrededor mientras lo hace y los ingresos que, a la vez, recibe el Ayuntamiento por permisos e impuestos, pues estos revierten en inversiones o cobertura de necesidades de los vecinos a través de presupuestos o planes municipales. Así lo plantea el alcalde de Siero, Ángel García, que, preguntado por Bobes y, en concreto, por la inversión de Alimerka, realiza ese análisis. Señala que en este caso, al igual que en el de otras iniciativas en el concejo, no solo hay que tener en cuenta la compra de los terrenos, de los materiales, la contratación de la mano de obra o el alquiler de, por ejemplo, de maquinaria, con todo el movimiento económico que eso genera. Además hay que valorar que las iniciativas empresariales abonan tasas e impuestos que pasan a las arcas municipales y permiten atender obras y el desarrollo de políticas sociales, esto es, “de quienes más lo necesitan”. Las arcas municipales de Siero ingresarán 130.000 euros por el proyecto de Alimerka. También destaca García los puestos de trabajo que se generan, directos e indirectos una vez entran en funcionamiento las instalaciones, una creación de empleo que por sí sola “ya merecería el esfuerzo”. El regidor recuerda que a los ingresos por licencias o tasas se suman después los ingresos anuales por impuestos regulares como el de Bienes Inmuebles.

Compartir el artículo

stats