Suscríbete

La Nueva España de Siero

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cae (un año después) el violador de la senda de Lugones que agredió a una menor en una tienda de campaña

Fiscalía, que había solicitado la prisión provisional concedida por la jueza, entiende que hay indicios de que se trata del presunto autor de los hechos, ocurridos el 15 de mayo de 2021

Juzgados de Siero, en la Pola LNE

La magistrada titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número cuatro de Siero dictó ayer auto de prisión provisional, comunicada y sin fianza en unas diligencias abiertas por agresión a una menor de 12 años en Siero. Aunque los hechos ocurrieron hace justo un año, el sábado 15 de mayo, las investigaciones han culminado ahora para cristalizar en la detención del principal sospechoso.

La Fiscalía del Principado de Asturias había solicitado el ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza del detenido, que actuó en la senda que une Lugones y La Corredoria. La acusación pública entiende que los hechos podrían ser constitutivos de un delito de agresión sexual a una menor de 16 años, castigado con una pena mínima de 10 años y 1 día de prisión por concurrir el agravante de que la víctima se halla en situación de especial vulnerabilidad por razón de su edad, 12 años, y por las circunstancias particulares del lugar de la comisión: un lugar apartado, de difícil acceso y dentro de una tienda de campaña. La Fiscalía considera que existen indicios suficientes para entender que el detenido es el presunto autor de los hechos, ocurridos sobre las 13.40 horas, y que la medida de prisión provisional era necesaria y proporcional a la gravedad de los hechos. Asimismo, sostiene que la medida es esencial para evitar la reiteración delictiva y el atentado contra bienes y derechos de la víctima, y que existe riesgo de fuga en atención a la gravedad de la pena que pudiera imponerse al investigado. Argumentos que fueron aceptados por la magistrada para enviar a la cárcel al presunto violador.

Los hechos, adelantados en mayo del año pasado por LA NUEVA ESPAÑA, ocurrieron en las inmediaciones del puente de la senda fluvial que conecta Lugones y La Corredoria. Desde un primer momento, se habló de una tienda de campaña como escenario de la violación y de la existencia de un merodeador en la zona como principal sospechoso. Ahora, justo un año después, las investigaciones han dado sus frutos.

Compartir el artículo

stats