Suscríbete

La Nueva España de Siero

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El mercado de los potros de carne, al alza en la Pola: “Está todo vendido para cinco años”

Los criadores exigen el reconocimiento de la raza de la montaña asturiana para competir en igualdad de condiciones en el extranjero

Arriba, una vista de la feria. A la derecha, caballos en el recinto. | L. P.

La carne de caballo está viviendo un auge imparable en los últimos años y eso se refleja en ventas y en cifras. “Lo tenemos todo vendido y si tuviéramos más potros, más venderíamos; no sabemos cómo vamos a atender tanta demanda”, aseguran los criadores de caballos de la montaña asturiana, una raza por cuyo reconocimiento oficial siguen luchando y que reporta importantes beneficios a los ganaderos que escogen este tipo de animales. “Es una carne cuyo precio no ha bajado en los últimos diez años y la demanda en otras provincias y, sobre todo, en otros países es altísima”, apunta Marta Álamo, gerente de la Asociación de Criadores de Ganado Equino de la Montaña Asturiana (Acgema), que no para de sumar nuevos socios y ya cuenta con 937.

Con estas buenas sensaciones se celebró ayer el VIII Concurso de Ganado Equino de la Montaña en el recinto ferial de Pola de Siero, con la participación de 73 ganaderías de toda Asturias y 187 animales. Se repartieron más de un centenar de premios en diferentes categorías y cientos de personas acudieron a presenciar las calificaciones oficiales en un certamen que reunió a lo mejor de Asturias, de la mano de un colectivo de criadores que no deja de crecer. “El año pasado tuvimos 120 nuevas altas y este ejercicio vamos por setenta, estamos creciendo muchísimo”; sostiene Álamo, para añadir que “la carne de potro es la gran desconocida, vendemos todo fuera y si tuviéramos el doble, venderíamos el doble”. La asociación cuenta con un comprador único, una ganadería de Navarra que se encarga del sacrificio y la distribución de la carne de estos animales. Cuentan con un gran mercado en países como Francia y Suiza. “En cinco años tenemos toda la producción colocada”, aseguran los criadores, con un precio de la carne constante. “En otras especies hay muchas fluctuaciones, pero la carne de potro lleva diez años al alza, la media de lo que vale ahora un potro mamón en nuestra asociación es de 950 euros, más que un ternero, y la subida del precio de los forrajes no nos ha afectado demasiado porque los caballos pasan la mayor parte del tiempo en la montaña”, sostienen Marta Álamo y Adrián Lagar, que es el presidente del colectivo.

El mercado de los potros de carne, al alza: “Está todo vendido para cinco años”

Por todo ello, en vista del éxito de este tipo de carne en los mercados exteriores, con Asturias como una región idónea para la cría dado su clima y orografía, la asociación de criadores lleva mucho tiempo reclamando que se reconozca al caballo de la montaña asturiana como una de las razas oficiales de carne. En España el equino de este tipo tiene reconocidas cuatro razas, todas en el norte: caballo catalán, vasco, hispano bretón y burguete, pero los criadores consideran que la raza asturiana debería tener la misma consideración. “Somos la región de España donde hay más explotaciones de equino y está documentado que este tipo de caballo lleva aquí más de cien años, pero la Consejería no ha querido reconocerla”, lamentan.

La directora general de Ganadería del Principado, Rocío Huerta, indicó ayer en la Pola que “la decisión es del Ministerio de Agricultura, pero seguimos trabajando para conseguir una catalogación”. Y es que, sin ella, según denuncian los criadores, “los ganaderos asturianos están en clara inferioridad de condiciones”.

Compartir el artículo

stats