Siero prepara un plan de movilidad para la Pola similar al que ya desarrolla en Lugones. El objetivo es hacer también de la capital del concejo un espacio más sostenible, reducir las emisiones contaminantes, fomentar el uso del transporte público y de la bicicleta y facilitar que haya más espacio para los peatones y para el disfrute por parte de los ciudadanos. Una de las primeras actuaciones que se van a llevar a cabo para impulsar el plan poleso es la realización de una encuesta que les permitirá conocer las costumbres de los vecinos a la hora de desplazarse y ser conscientes de las necesidades que estos consideran más importantes. Esta parte estará lista en tres meses.

El proyecto, que Siero está obligado a realizar por ser un municipio de más de 30.000 habitantes, persigue actuar en cuatro líneas para mejorar la movilidad de la población: por un lado se buscarán las mejores fórmulas para tener un transporte público sostenible, eficiente y que sea accesible para todos; se impulsarán medios de transporte que no sean contaminantes, como la bicicleta, el propio transporte público o la peatonalización de más espacios de la ciudad; se llevarán a cabo actuaciones que contribuyan a reducir las emisiones de CO2, la contaminación y la congestión en los zonas más transitadas; y, por último, se tratará de diversificar y fomentar la accesibilidad al núcleo urbano a través de diferentes medios de comunicación alternativos.

El plan de movilidad se irá realizando en diferentes fases. La primera de ellas será la recogida de información de los ciudadanos a través de la mencionada encuesta. A continuación, con esos datos, se analizará la situación en la que se encuentra la movilidad en la Pola y se hará un diagnóstico concreto. Una vez determinados los problemas sobre los que hay que actuar, se elaborará un plan de acción para cumplir unos objetivos y, por último, se realizará y se presentará el Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) de la Pola.

Susana Madera, concejala de Urbanismo, Accesibilidad y Patrimonio, explicó durante la presentación de este plan que el Ayuntamiento ya hizo “uno dentro de la tramitación para obtener los Feder (Fondo Europeo de Desarrollo Regional) en Lugones” y que ahora le toca a la Pola. Una de las prioridades de la edil de Siero es que este proyecto se haga con la colaboración de los vecinos: “Queremos pedir colaboración ciudadana, la tramitación del plan incluye una encuesta que estará disponible a partir de mañana (por hoy) para que todo el mundo pueda acceder y participar”. El objetivo final es “recoger dentro de ese plan todo lo que suponen las leyes que se están haciendo como respuesta al cambio climático y enfocadas a la reducción de emisiones”.

Restricciones a vehículos

El concejal de Movilidad, Tráfico y Transportes, Víctor Villa, puso algún ejemplo de las cosas que hay que cambiar. Cuando se hizo el plan de Lugones, dijo, se conoció que el 90 por ciento de la gente de esta localidad se desplazaba en coche “incluso para ir de un sitio a otro de la misma población”. Por eso, cuando se conozca la “opinión pública” gracias a la encuesta que van a poner en marcha habrá que tomar medidas: “Nos encontraremos en un punto en el que habrá que analizar los datos y valorar medidas concretas como las restricciones de acceso a vehículos por tema de emisiones”. Todo ello para “reducir lo máximo el transporte que no sea sostenible”, añade Villa.

Juan Carlos Álvarez, técnico municipal, añadió que todo lo que se haga tendrá que estar en consonancia con “la ley autonómica”, que es la que les obliga a elaborar este documento: “Tiene que estar acomodado a los planes autonómicos e ir todos de la mano”.