Suscríbete

La Nueva España de Siero

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Siero lleva invertidos 2,7 millones de euros en sus polígonos desde 2015

"Son el motor económico del concejo, lo que nos permite tener unas cuentas saneadas y ganar población", afirma el alcalde, Ángel García

El acceso al polígono de Natalio. | Pablo Solares

El Ayuntamiento de Siero lleva invertidos desde 2015 un total de 2,7 millones de euros en diferentes obras de mejora en los polígonos industriales. Son los "grandes motores económicos del municipio", en palabras del alcalde, Ángel García, que ayer anunció una subvención del Instituto de Desarrollo Económico del Principado de Asturias (Idepa) por valor de 40.747 euros destinada al saneamiento e iluminación de los polígonos de Bravo y Natalio. El regidor señaló que el gasto en esas actuaciones ha sido "considerablemente mayor" que lo aportado por la administración autonómica, pero agradeció una ayuda que, a su juicio, "viene a reconocer el esfuerzo que estamos haciendo con los polígonos, cuya actividad permite que el Ayuntamiento tenga unas cuentas saneadas y que el concejo fije y gane población".

García señaló que, cuando accedió a la Alcaldía en 2015 se encontró con buena parte de las áreas empresariales en un estado de avanzado deterioro. Consciente de su "gran relevancia" de cara al desarrollo económico de Siero, subrayó que su gobierno viene llevando a cabo desde entonces numerosas inversiones para la mejora de este tipo equipamientos, tanto en lo que se refiere a accesos, agua o saneamiento, entre otros aspectos, hasta llegar a esos 2,5 millones.

El saneamiento de los polígonos industriales de Bravo y Natalio, ubicados en la parroquia de Granda, ha dado servicio a más de una treintena de empresas y a numerosas viviendas en la zona de la Sierra. La actuación contó con un presupuesto total de 647.123 euros y su tramitación no resultó ni mucho menos sencilla. La iniciativa se remonta a 2015 y para su consecución fue necesario salvar numerosos escollo, para disponer de las fincas afectadas y para proceder a la ejecución de los trabajos propiamente dichos. Y es que las conducciones transcurren por una zona pantanosa en la que las máquinas de la firma adjudicataria quedaron atascadas en más de una ocasión.

Hasta que se llevó a cabo esta actuación, los vertidos procedentes de esta zona de la Sierra de Granda iban a parar a la red de saneamiento interior de las instalaciones de una empresa de la zona, fruto de un antiguo convenio entre el Ayuntamiento y la firma. Gracias a las obras ejecutadas por el Consistorio, un nuevo colector deriva las aguas residuales de la Sierra al interceptor del Nora.

La renovación y ampliación de la iluminación del área industrial de Bravo, en Viella, contó con un presupuesto de 109.602 euros y un plazo de ejecución que se prologó durante dos meses.

Fueron unos trabajos importantes para el área, ya que, fundamentalmente, consistieron en la sustitución de las 24 lámparas existentes, que eran de vapor de sodio y de 250 vatios, por unas nuevas luminarias de tecnología led de 60 vatios y que son mucho más eficientes.

Compartir el artículo

stats